Ni una sola palabra de amor

6
26

¿Por qué es Ni una sola palabra de amor es el corto argentino mas exitoso de la web?

María Teresa está desesperada. Quiere una sola palabra de amor y no recibe nada. Deja un mensaje, detrás de otro, en un contestador que se convierte en el único nexo con su Enrique amado. Pero nada. Enrique no responde.

Conocimos el corto de “El niño Rodriguez” en el ciclo “10 cortos 10. Cosecha 2011“.  Un ciclo organizado por Cynthia Sabat y Paulo Pècora junto con La Nave de los sueños en la Biblioteca de la Naciòn.

Dificil reirse tanto.

Ni una sola palabra de amor ganò en el 2012 el primer premio en el III Festival de Cine hecho con cámara de fotos, lo programamos este año en el FLAVIA, Festival de Videoarte que organizamos desde Leedor en el Centro Cultural Borges. A pedido del público, la exhibimos dos veces.

 

 

Nos había llamado la atención esta idea de “object trouvè”, o de “sounding found”. La compra de una grabadora en una tienda de pulgas en Buenos Aires, su posterior subida a internet, el descubrimiento accidental de una cinta grabada con los mensajes de una tal María Teresa, a la que El niño Rodriguez le pone cara, gestos, cuerpo. Para eso, la buenísima actuación de Andrea Carballo, actriz del corto Lo que haria, de Natural Arpajou, también relacionado (curiosamente) con una llamada telefónica. En el corto de Arpajou, Andrea Carballo “expone su corazón roto, inventando vidas paralelas en un intento de sanarlo.” dice Rocio Gonzalez en la nota de Uncipar 2012 que publicamos en Leedor.

Hasta aquí el recorrido normal de un corto argentino en sus circuitos naturales. Lo que sigue, quizás es lo mas interesante que está pasando hoy con “Ni una sola palabra de amor” porque ocurre fuera de esos lugar de exhibición restringidos a festivales o muestras. El 1° de agosto fue subida a la web, recibiendo una cantidad de visitas inusitadas (184.729 reproducciones en una semana), producto, desde entonces, de una viralizaciòn compulsiva.

El rincón de una habitación muy formal, dos sillones, una lámpara , el retrato de una mujer en la pared, una joven habla a cámara, es María Teresa que, por maquillaje y vestuario, parece una mujer vintage. Suena el contestador en over y Maria Teresa vocaliza lo que escuchamos. Entre mensaje y mensaje plano a negro y varios bip que cortan las horas de los llamados. Hay un tema de unos lotes en venta, varias personas nombradas. María Teresa pasa del enojo, a la tristeza, de la seducción a la ira. “Te pedí una sola palabra de amor y me pediste un toallón y una toalla”. Enrique contestará finalmente. Una luz divina iluminará la escena.

Quizás, ese amor no correspondido, maniatado a una llamada, al misterio del vacío y el silencio de la persona amada. Mil veces insistidora, María Teresa se humilla una y otra vez ante ese silencio maltratador, expone sus estados de ánimo, cambiantes y desesperados. Quizás ahi está su éxito: en su universalidad y su experimentalidad. En que detrás del maquillaje hay una historia de amor real que el corto ironiza pero que es inolvidable.

El niño Rodriguez es animador, historietista. Este es su primer corto de ficción, un verdadero hallazgo del corto argentino.
  • Enrique murió de una Hinchapelotización aguda.

    • Juana La Loca

      Uy otra mujer machista más! Y van… (Enrique no tenía pelotas, sabelo)

  • gere

    Y Enrique vendio el contestador porque tenia las bolas llenas

  • Catery

    Excelente comentario, de un excelente corto!!! Será que en lo impersonal de la web, encontramos nuevamente el desencuentro que signa el amor??? abrazos

  • Maria Teresa

    Me parece que es al revés, el bobo del hombre debería contestar y listo. Les gusta esa actitud de macho alfa, digo escondido.