MARFICI 2013: He was a giant with brown eyes

0
11

Dentro de la competencia oficial de documentales internacionales en el Festival Internacional de Mar del Plata, la película suiza, opera prima de Eileen Hofer “Él era un gigante con ojos marrones“,rodada en Baku, Azerbaijan se ocupa de atrapar un mundo entre dos mundos.

Sabina y Narmina son dos hermanas, separadas al divorciarse sus padres, que se reencuentran cinco años después en la ciudad natal: Baku, la capital de Azerbaijan, una república en la región del Cáucaso, en el limite con Armenia, Irán y Georgia, la republica de Azerbaijan fue sometida durante 70 años  por la Unión Soviética.

Este universo, en el que se hablan dos lenguas el azarí o el ruso, está cruzado por una población fundamentalmente musulmana tradicionalista y conservadora pero donde pesan también las costumbres rusas. Sabina, que vive su niñez-adolescencia en Suiza con su madre, vuelve a ese lugar donde quedaron sus abuelos, sus tíos y sus amigas de la infancia. Sin golpes bajos u obviedades del tipo choque cultural, Sabina ingresa nuevamente a esa familia, sin traer demasiada noticia de Occidente, salvo su ropa, algunas preguntas, algún maquillaje. Los otros tampoco están demasiado curiosos, salvo por lo que produce el extrañar. La decisión de quedarse no está condicionada tampoco por ninguna cuestión de desarraigo. Todo fluye naturalmente en esta voz que impone Sabina, y que la pelicula marca a traves del amor que siente por su padre, marino de la flota militar a través del cual se nos devuelven algunos datos de la historia de su pais.

http://www.youtube.com/watch?v=mRQGZE0Csrw

Sin grandes estridencias, y en el plano de las sutilezas, estabella pelicula que es Él era un gigante con ojos marrones documenta el momento de una familia en una ciudad a orillas del Mar Caspio.