10º Piriápolis de película

0
6

Una muestra que al cabo de 10 años está cada vez más consolidada.

Entre el 2 y 4 de agosto de 2013 tuvo lugar la 10a. edición de PIRIÁPOLIS DE PELÍCULA, evento cuya coordinación (dirección artística) estuvo a cargo, como en años anteriores, de los uruguayos Jorge Jellinek (crítico de cine, actor en “La vida útil”) y el profesor Gustavo Iribarne.

 La muestra, como es habitual, se desarrolló íntegramente en el Argentino Hotel de Piriápolis, en cuyos diversos salones se realizaron todas las actividades programadas. El amplio Salón Dorado se vio colmado de público proyectándose varias de las películas seleccionadas siendo además el lugar donde se realizaron homenajes a artistas invitados y se entregaron los premios a cortometrajes en competencia. Hubo también actividad en la sala de conferencia y por tercera vez se programó en otra sala un Taller para estudiantes de cine.

La ceremonia de apertura del viernes fue la oportunidad para que uno de los dos organizadores, Jorge Jellinek, repasara ediciones anteriores y festejara el primer decenio de existencia del evento.  Hubo también un reconocimiento especial al Festival de Gramado con la presencia de Rosa Helena Volk, secretaria de turismo y coordinadora general del festival de Brasil que en pocos días más inicia su 41º edición.

 Luego se proyectaron dos interesantes anticipos de “El padre de Gardel” del uruguayo Ricardo Casas y de “Al Oeste del fin del mundo”, coproducción entre Argentina y Brasil. Las escenas de esta última están filmadas en Mendoza, un lugar muy visitado últimamente (“Vino para robar”, “Voyage, Voyage”) y fueron presentadas por su director Paulo Nascimento, la joven actriz Fernanda Moro, ambos de Brasil y por el actor uruguayo César Troncoso (“Infancia clandestina”) que también participa en dicha película.

 Acto seguido fue el turno del habitual Premio Especial a la trayectoria que recayó en el director Alberto Lecchi al cumplirse veinte años desde el estreno de “Perdido por perdido”, su primera película. Como complemento de la celebración se proyectó “Sola contigo”, su realización más reciente, en carácter de primicia en el Río de la Plata. Esta coproducción entre Argentina y España del género de suspenso cuenta con un destacado elenco que incluye a Ariadna Gil, Leonardo Sbaraglia, Sabrina Garciarena, Gonzalo Valenzuela, Antonio Birabent y Hugo Astar.

 El sábado a la mañana hubo un encuentro con Alberto Lecchi, coordinado por este cronista, que permitió repasar su extensa filmografía de doce títulos. Hubo buena coincidencia al coincidir las preferencias en “Perdido por perdido” con un muy joven Ricardo Darín, “Secretos compartidos” con Víctor Laplace y “Nueces para el amor”, primera de tres colaboraciones con Ariadna Gil.  

 La tarde del sábado fue la oportunidad de ver tres interesantes largometrajes de otros tantos países de América del sur. Primero se proyectó “Insurgentes” de Jorge Sanjinés, el mayor referente del cine de Bolivia, que recorre a lo largo de más de dos siglos la lucha del pueblo indígena por la recuperación de la soberanía perdida. Luego se vio la chilena “Soy mucho mejor que vos”, probablemente una de las mejoras películas exhibidas en el Festival, presentada por su joven director Che (José) Sandoval, acompañado por la actriz Antonella Costa que tiene una breve participación. La escena inicial es un prodigio de cámara y diálogos que al igual que en el resto de la película fueron (acertadamente) subtitulados. Finalmente completando el programa “vespertino” se vio en calidad de preestreno “Rambleras”, producción uruguaya que presenta la historia de tres mujeres de distintas generaciones, todas en crisis, cuyas vidas se cruzan. Notable la más joven (Vicky Rodríguez Cartagena) bien acompañada por María Elena Pérez y nuestra veterana Adriana Aizenberg que compone a un personaje muy entrañable.

 Simultáneamente la segunda sala presentó por la tarde  “Whisky”, sin duda la película uruguaya más importante de la década pasada, uno de cuyos directores (Juan Pablo Rebella) había sido recordado, al igual que otras  figuras importantes como el recientemente fallecido hombre multifacético de Uruguay, Ronald Meltzer, durante la noche del viernes. Vaya mi recuerdo con tristeza y afecto, al haber compartido con Ronald una mesa redonda hace justo dos años.

 Otro momento destacable de la tarde del sábado fue la presentación de “El gran simulador” de Néstor Frenkel, quien se hizo presente junto al gran René Lavand quien viajó desde su querida Tandil y arranco muchos aplausos de la nutrida concurrencia.

 Durante la noche tuvieron lugar una serie de homenajes a Sergio Renán, Eliseo Subiela y Luis Puenzo, quienes en todos los casos ya habían sido agasajados en ediciones anteriores. El director de “La historia oficial” acompañó también, en calidad de productor, a Benjamín Ávila en la presentación de “Infancia clandestina”. El Salón Dorado se vio colmado e incluso hubo gente que la vio de pie y otros que no pudieron entrar pese a tener una buena capacidad. Mayoría de espectadores uruguayos arribados desde Montevideo, Punta del Este y otras localidades del interior incluida la propia ciudad anfitriona, la cálida Piriápolis, largamente aplaudieron la notable película. 

 Paralelamente en la otra sala, se exhibió “Marea baja”, el segundo largometraje de Paulo Pécora con muy buenas interpretaciones de Germán de Silva (“Las Acacias”), Mónica Lairana y Susana Varela.  Presentaron al director los curadores de Otrocampo: Victoria Ciaffone y Marcelo Páez. Este último curiosamente también actúa en la película de Pécora. Señalemos además que el domingo por la tarde la muestra Otrocampo ofreció una selección de cortos elegidos por Paulo y que incluyeron a “Planetario”, “La nube” y la muy reciente “Los fantasmas”, que permiten aproximarse al particular universo del creativo director de “El sueño del perro”.

 El domingo por la mañana continuó la proyección de cortometrajes en competición y al mediodía tuvo lugar la ceremonia de entrega de premios a los mejores cortos. El jurado, integrado por el director honorífico de la Cinemateca Uruguaya Manuel Rodríguez Carril, el crítico argentino Eduardo A. Russo y el periodista de Brasil Marcos Santuario, otorgó el premio máximo a “Linear”, producción brasileña de Amid Admoni. El mejor cortometraje uruguayo fue “La mujer rota” de Jeremías Segovia, habiendo sido además premiados con sendas menciones ”El mar” de Cecilia Aitán y “Velleza” de Luis Mensura.

 Habría mucho más por decir de esta muy cuidada Muestra de Cine, que viene creciendo año a año. Sería justo no mencionar otras muestras paralelas como “Fantapiria IX” (a cargo de Alejandro Yamgotchian), “La noche del cortometraje” que organiza el INCAA y presenta Liliana Amate o “Foco de cine inusual”, presentado como en años anteriores por  Silvia Romero y Fabián Sancho.

 Es que con casi veinte largometrajes y un número singularmente mayor de cortos, Piriápolis de película logra en apenas dos días la hazaña de satisfacer el ansia de ver cine de hasta el más exigente de los cinéfilos.