Trayectos líquidos, en el Claustro de Sor Juana

0
8
Mario Palacios Kaim, Jeannette Betancourt y María José de la Macorra indagan en el espacio de la Celda Contemporánea del Claustro de Sor Juana para interactuar con la arquitectura.
El espacio que alberga la Celda Contemporánea, como vestigio arqueológico, determina a los artistas a interactuar con su arquitectura y preestablece un diálogo con ella.
Actualmente, los artistas contemporáneos suelen buscar conexiones concretas con los sitios específicos donde realizarán sus obras, investigan e indagan los espacios para encontrar vínculos espacio-temporales y desarrollar sus propuestas.

Cabe mencionar que originalmente el sitio en donde ahora se encuentra la Celda, resguarda vestigios de lo que fueran los baños, cocinas y patios que utilizaban las monjas del exconvento de San Jerónimo, construido en el siglo XVII. Trayectos líquidos, es una exploración en torno a uno de los elementos de uso originarios de la celda, -el agua-.

El agua como común denominador de esta exposición, refleja tanto las preocupaciones actuales de abastecimiento, así como las repercusiones climatológicas en el medio ambiente, al mismo tiempo que nos hace reflexionar visual y poéticamente sobre su simbología ancestral a lo largo de la historia. El agua, como elemento vital de nuestra existencia en todos sus estados y manifestaciones, nos revela desde los reflejos abismales de su superficie, pasando por su fragmentación, condensación y precipitación, hasta llegar a su fruto sobre la tierra.