Dispositivo Pueyrredón: May Borovinsky

1
7

“Dispositivo Pueyrredón. Testimonio de un viaje en el tiempo”, es la muestra que esta artista exhibe en el Museo Pueyrredón.

Asegura Gilles Deleuze, en su escrito “¿Qué es un dispositivo?”, redactado en 1990 siguiendo la idea de Foucault, que “desenmarañar las líneas de un dispositivo es en cada caso levantar un mapa, cartografiar, recorrer tierras desconocidas”. Es este tipo de operación la que debemos poner en marcha para ver y hablar sobre “Dispositivo Pueyrredón. Testimonio de un viaje en el tiempo” que la artista May Borovinsky presenta en el Museo Pueyrredón. El rasgo particular de nuestro ver y hablar se desprende de la misma ´esencia operatoria´ que posee la obra de Borovinsky: máquina que, a su vez, crea y trabaja deconstruyendo otros dispositivos, abriéndonos a diversas visibilidades que hacen surgir la diferencia.

Durante casi dos años, la artista trazó los itinerarios de una labor colectiva junto a las personas que trabajan diariamente en el museo. A partir de preguntas que les realizó, cada uno tuvo que relatar distintas historias que podrían haber tenido como protagonistas a los dueños y habitantes de la casa que hoy funciona como museo. El siguiente paso fue caracterizarlos como personajes del siglo XIX que, de una u otra manera, participaron del esplendor de esta vivienda. Entre vestimentas típicas, maquillajes característicos y la presencia indudable del entorno, las historias que germinaron de estos encuentros entre la artista y los gestores de la institución quedaron plasmadas en una serie de fotografías, videos e instalaciones interconectadas con el espacio que alberga las piezas de la colección permanente.

“Dispositivo Pueyrredón” creada para un sitio específico, revive en nuevas formas ese espacio local, potenciando una forma estética en tanto dispositivo vital sustentado en una rigurosa investigación pero que también es consciente y admite lo imaginario, lo lúdico, lo afectivo impulsado por las fuerzas de la enunciación colectiva; de cierta experimentación del sentido que torna al dispositivo estético en acto de pensamiento. Desarrollando un agenciamiento artístico-estético, reflexiona e interviene en la construcción de nuestra experiencia individual y compartida a través de la expansión del deseo que atraviesa los procesos de subjetivación y socialización normalizados. Ese deseo, fuerza motriz y potencia de la vida, construye el plano de la instalación, la plataforma y el impulso de la obra, siempre en constante movimiento y propagación. Desde allí, la artista articula la historia oficial con el testimonio, dándole al dispositivo una nueva característica: la de construir una memoria afectiva, ensayística a través de relaciones múltiples entre situaciones, herramientas, sistemas ya estructurados y sus zonas de fractura y dislocación. De esta forma, se transforma en máquina deseante capaz de resquebrajarse una y mil veces en simultáneo, reorganizando relaciones, redireccionando los deseos, presentando al pasado como elemento activo de nuestro tiempo-ahora, de un presente colmado de los destellos de los futuros por-venir.

La propuesta de May Borovinsky reorienta así la narrativa de la historia y reúne en su praxis, pasado y presente, otorgándole otras dimensiones a sus regímenes; expandiéndose hacia el mismo espacio del museo y reapropiándoselo colaborativamente, delinea un mapa de nuevas conexiones entre la gente que trabaja en él, los públicos y el artista. Así, abriéndonos a relatos subjetivos, a nuevas intensidades de experiencia e identificación en un continuo entrecruzamiento de capas temporales, su “Dispositivo Pueyrredón” fusiona lo que fuimos, lo que vamos siendo y lo que llegamos a ser; nuestra historia y el acontecer en una nueva red de naturaleza vincular y sensible que establece una condición otra de nosotros mismos y de aquellos que nos precedieron. Las fotografías, videos y objetos, entre archivo y actualidad, parecen murmurar aquella interrogación que, alguna vez, dominó la observación caleidoscópica de Benjamin: “¿no nos roza, pues, a nosotros mismos, un soplo del aire que envolvió a los antecesores?, ¿no existe en las voces a que prestamos oído un eco de las ahora enmudecidas?”.

Mirá el video:

www.youtube.com/watch?v=A9QljCDqXHs

+info de la artista:
www.mayborovinsky.blogspot.com.ar / www.facebook.com/may.borovinsky

02

 

  • natalia

    Excelente el trabajo que hicieron. Tuve la suerte de llevar a mi Hija al taller de vamos hacer historia. Es una maravilla lo que hacen.