DUILIO MARZIO

0
12

Excelente persona y brillante artista, Duilio Marzio había debutado en el cine hace sesenta años cuando rodó La Tigra, de Leopoldo Torre Nilsson.


El jueves 25 de julio fue un día muy triste al coincidir la muerte de tres grandes artistas como León Ferrari, la actriz francesa Bernadette Lafont y el actor Duilio Marzio. El Teatro Nacional Cervantes fue el escenario del velatorio de este último, cuando restaban pocos meses para que cumpliera noventa años.

Duilio era una figura entrañable, querida por todo el mundo y al que veíamos a menudo, hasta no hace muchos años en el Cine Club Núcleo. Su pasión cinéfila era notable y como me comentaba José Martínez Suárez era un asiduo asistente al Festival de Mar del Plata. Me señaló hoy mismo que hasta le ganaba a él en cantidad de películas vistas durante el evento. Y la razón que me dio (un verdadero homenaje a su entrañable amigo) era que le sacaba ventaja pues se veía las de trasnoche, cosa que “Josecito” no alcanzaba a hacer.

Había muchos conocidos en el Cervantes y durante mi breve paso vi entre otros a Susana Freyre, Adela Montes, Carlos Gorostiza. Pero seguramente durante las trece horas que duró el velatorio el desfile habrá sido incesante.

La carrera cinematográfica del fallecido actor cubre más de cincuenta años con otras tantas películas pero hubo dos grandes directores con los que reincidió varias veces. El primero fue Leopoldo Torre Nilsson con “Días de odio, “La  tigra”, “La caída” y “Un guapo del 900”. Más extensa aún fue su colaboración con Fernando Ayala con quien actuó desde el debut del realizador (“Ayer fue primavera”) para luego hacerlo en “El jefe”, “El candidato”, “Sábado a la noche, cine” y  Paula cautiva” (junto a Susana Freyre).

Fotograma de El jefe, de Fernando Ayala.

También trabajó bajo las órdenes de otros grandes realizadores como Mario Soffici, Daniel Tinayre,  Lucas Demare, Rodolfo Kuhn, Lautaro Murúa, Raúl de la Torre y Héctor Olivera. Luis Puenzo lo dirigió en “La peste” y Alejandro Doria en “Las manos”, con otra memorable interpretación suya.  Como curiosidad señalemos a “Jennifer`s Shadow”, una producción mayoritariamente norteamericana, donde lo acompañó Faye Dunaway aunque no estrenada en nuestro país.

Pero Duilio Marzio tuvo también una muy dilatada carrera en teatro que justificaría una nota aparte y donde se puede recordar entre otras muchas producciones a “Equus” junto a Miguel Ángel Solá y a “El último encuentro”, una de sus obras más recientes, junto a Hilda Bernard y Fernando Heredia. También es destacable su paso por los Estados Unidos donde estudió junto a Lee Strasberg, quien lo tenía en muy alta estima.

Otros lo recordarán por su paso por la televisión en grande ciclos como “Alta comedia”, pero por sobre todas las cosas Duilio era una excelente persona. Una anécdota de quien esto escribe lo demuestra acabadamente. Todo empezó con un encuentro durante una proyección, hace algo más de cinco años, en el Festival de Cine Judío. A la salida le ofrecí conducirlo hasta su casa, lo que aceptó. A las pocas semanas se me ocurrió llamarlo para invitarlo a mi casa con motivo del festejo de mi cumpleaños con la presencia de varios amigos cinéfilos. No era mucho lo que lo conocía, pese a que nos veíamos en el Cine Club Núcleo. Tampoco estaba seguro de que viniera pero para mi sorpresa y alegría apareció y nos llenó de anécdotas y recuerdos. Así de generoso era Duilio.  Lo vamos a extrañar y mucho.

El libro Nuestros Actores, editados hace tiempo por Ediciones del Jilguero contiene una extensa entrevista que le realizó Guillermo Alamo a Duilio Marzio