Sandro: Un mundo de sensaciones

0
11

Sandro  cumpliría las Bodas de Oro de su carrera musical. Para homenajearlo, se realizará una exposición donde se exhibirá, por primera vez, su colección privada de instrumentos, vestuarios, autos, discos, fotos y hasta recetas de cocina del ídolo. En el Borges.

Un hombre que desató pasiones, una figura que trascendió fronteras, un ídolo que generó vanguardias, un artista que desnudó su talento y se convirtió en fenómeno. A 50 años del lanzamiento de su primer álbum “¿A esto le llamas amor?”, se presenta el legado de Sandro, patrimonio cultural argentino. En este marco y bajo la dirección de Alejandro Salade, Director de la Fundación Miguel de Molina y organizador de la muestra “Arte y Provocación” que itineró por Argentina y por el mundo, se inaugurará la primera gran exhibición de los tesoros más preciados de Sandro.

 

[vimeo]http://vimeo.com/69828409#[/vimeo]

 
La exposición tendrá como objetivo dar a conocer aspectos nunca antes vistos de la vida artística y personal del gran sex-simbol argentino, traspasando la muralla que protegió su privacidad y transformó su casa en un búnker impenetrable. La muestra contemplará su vestuario original, sus premios y distinciones, sus letras manuscritas, sus guitarras y teclados, fotografías inéditas, sus filmaciones personales, sus pertenencias más queridas, sus recetas de cocina, y un sinfín de anécdotas y testimonios de sus fervientes admiradores y seguidoras que lo transforman en el artista más popular y querido que ha dado este país.
Sandro vendió 22 millones de discos en todo el mundo obteniendo numerosos discos de oro y platino; alcanzó los 49.7 puntos de rating en su debut televisivo; protagonizó 11 películas; obtuvo el Grammy Latino por su destacada trayectoria; escribió la canción “Tengo” que fue considerada la n° 15 entre los mejores temas de la historia del rock argentino por la cadena MTV y por la revista Rolling Stone; fue el primer latino que cantó en el Madison Square Garden de Nueva York, consagrándose como Sandro de América y protagonizando la primera transmisión vía satélite de un show musical a toda América Latina; alcanzó el récord de 40 noches consecutivas con sala llena en el teatro Gran Rex, convocando más de 120.000 espectadores. Su trascendencia se refleja en los abundantes Clubs de Fans que hoy existen en gran parte de Latinoamérica.