Teatro y poesía: cuando Desayuno de Prévert se hizo teatro.

3
13

Prévert, además de un extraordinario poeta fue autor teatral. Ese aire está en su poesía: imágenes sugestivas, pequeños silencios, vaivenes entre los verbos y los sustantivos, juegos de sonidos, palabras que parecieran guiñar su ojo escondido.

“Poesía es uno de los más bonitos

apodos que damos a la vida”

Jacques Prévert

 

 

Todos los domingos en Buenos Aires, el emblemático poema Desayuno se desgrana en pequeñas y deliciosas escenas teatrales. Dos actores, un músico y una cantante transitan los vínculos posibles de los que da cuenta el poema. Y por suerte, no los agotan. Poiesis, acción: una pareja desolada, un fantasma del cine mudo, un hombre hablando con su psicoanalista, una declaración policial, un crimen. Todos esos mundos son contados por estos actores a través del poema de Prévert. Teatralmente la puesta es precisa. La iluminación, las canciones, los movimientos de baile, todo en función de darles diferentes vidas a los versos de Prévert.

Así el poema no solo prueba su ductilidad frente al lector sino que se comprueba que Prévert nos ha brindado con Desayuno una verdadera obra abierta. No ya susceptible de reescribirse en el lector sino con la capacidad de hacerse otras obras sin perderse el original.

Alguna vez se han leído los poemas de Prévert como “poemas acontecimientos” y hoy en la visión de estas directoras, un solo poema se ha hecho teatro. Es muy grande la tentación en el espectador de imaginar otros desayunos, otros momentos donde esas palabras encajen perfecto. Ante cada representación se abren otras posibilidades en la imaginación. Tal vez las mismas que hayan imaginado directoras y actores y no han sido exploradas.

Y quizás sea reprochable un final conclusivo, pero el espectador ha transitado tan dolorosos y bellos momentos que la sensación  es de complitud.

No se escucha siempre el mismo poema, sino mismas palabras para distintos momentos teatrales. La poesía y el teatro festejan estas tardes de domingo. Reconfortante ser recibidos con café y masitas en un fría tarde citadina para iluminarse la noche con el recuerdo de versos vivos.

Desayuno. Variaciones sobre un poema de Jacques Prévert, cuenta con dramaturgia y dirección de Miriam Corani y Gabriela Felperín. Los protagonistas son Cristian Aguilera y Julieta Alfonso. La música es ejecutada en vivo por Fabián Koopmann y la cantante es Francisca Gil.

Leé otra nota sobre esta obra, aquí

 

  • Adriana

    Muy buena síntesis de todo lo que se genera antes y durante la obra, dicho también en un lenguaje poético.

  • Miguel Hernández

    Me pareció muy interesante la variación constante de situaciones presentada, muy dúctiles los actores y excelente Panchi Gil como cantante.

  • Micaela

    Muy buena, recomendable.