Vidas secas, en la Cineteca Vida

0
13

El martes 23 se proyecta la pelicula de Nelson Pereira dos Santos(…) La historia inicia en 1940, con una familia pobre del sertao del nordeste brasileño, en busca de un lugar para sobrevivir. Exhaustos, la cabeza de familia, Fabiano y su mujer, Victoria, junto con sus dos hijos y la perra, Baleia, encuentran una casa y pasan la noche en ella, ya que estaba aparentemente abandonada. Inesperadamente, llega el dueño de la hacienda y amenaza a la familia con expulsarla del lugar. Fabiano le implora que le dé trabajo y terminan por quedarse en la hacienda. Un año después, Fabiano ya era el vaquero de la hacienda y cuidaba a los animales; pero no recibía el salario suficiente por todo el trabajo arduo que realizaba. Fabiano y su familia, de camino a la ciudad, van a una fiesta regional y, Fabiano, invitado por un soldado, va a jugar con unos apostadores, arriesgando todo su salario y, en el momento en el que se da cuenta de que estaba perdiendo, salió y fue abordado por el soldado, surgiendo, así, una discusión entre ellos. El soldado llama a la policía y Fabiano es detenido, acusándolo injustamente y siendo agredido. La mujer y sus hijos, lamentando su ausencia, pernoctan en la calle y al día siguiente ven al dueño de la hacienda y al padre caminando en dirección de la prisión. El padre liberó a Fabiano de la prisión. El tiempo pasó y la familia fue empobreciéndose cada vez más, ya que Fabiano gastaba todo lo que tenía en el juego y su mujer se rebeló contra dicha situación. La sequía castigaba cada vez más a los animales y por eso Victoria quiso huir de la hacienda. La familia organiza la mudanza y Fabiano quiere matar a Baleia, quien padece y sufre, pero, herida de un tiro, la perra huye. Los niños lloran la pérdida del animal. Por fin, Fabiano y la familia salen del lugar y el sertao nordestino continuaría mandando a la ciudad a hombres fuertes, brutos como Fabiano, Sinhá Victoria y los niños. (…)

***Extraído del libro Tierra en trance (Glauber Rocha -1967)

Martes 23 de Julio a las 20:15 hs

VIDAS SECAS
Director: NELSON PEREIRA DOS SANTOS
 Imágenes integradas 1
Título original: Vidas secas / Guión: Nelson Pereira dos Santos / Argumento: basada en la novela de Graciliano Ramos / Música: Leonardo Alencar / Fotografía: Luiz Carlos Barreto y José Rosa / Montaje: Rafael Justo Valverde / Corte de negativo: Lucia Erita / Sonido: Geraldo José / Asesores: Waldemar Lima, Clovis Ramós y Ruben Amorin / Títulos: Lygia Pape / Laboratorio: Líder Cinematográfica SA / Electricista: Francisco Assis Brito / Dir. de producción: Raimundo Higinio / Productores: L.C. Barreto, H. Richers y Danilo Trelles /
 
Origen: Brasil / Año: 1963 / Duración: 103 minutos / Formato original: 35 mm / Formato de proyección: DVD /
 
Elenco:
Atila Iorio, Maria Ribeiro, Baleia (la perra), Gilvan Lima, Genivaldo Lima, Orlando Macedo, Jofre Soares, Arnaldo Chagas, 
Oscar de Souza, Domario, Gilvan Leite, Gileno Sampaio, Inacio Costa, Pedro Dos Santos, Nabor Costa, Clovis Ramós, 
Manuel Ordonio, Vanuterio Maia, Maria Rosa, Antonio Soarez, Walter Monteiro y la población de Minador do Negrao.
 
 Imágenes integradas 2
VIDAS SECAS de Nelson Pereira dos Santos
El ruido constante de una rueda oxidada se convierte en la minimalista música de la sequía, que acompaña al agotador trabajo en los campos áridos del sertao. Una perrita huesuda y leal se erige como cruda metáfora de la condición humana. Motivos únicos en la película, con la que Nelson Pereira dos Santos mostró al mundo, en 1963, la pobreza y el sufrimiento de los habitantes del nordeste brasileño.
 
Vidas secas, basada en la novela homónima de Graciliano Ramos ( escritor y periodista, nació el 27 de octubre de 1892, en Quebrangulo y murió el 20 de marzo de 1953, en Río de Janeiro, Brasil) es un filme excepcional, uno de los que mejor representan la primera ola del cinema novo. Violencia e injusticia vistas de modo realista y directo, en lo que se llamaría posteriormente “la estética del hambre”, antes de que el cine brasileño se internara en los espinosos caminos de la retórica y lo convencional. Personajes físicamente derrotados por el calor, en un ambiente de insolación, un clima insoportable, plasmado en una contrastada fotografía en blanco y negro. Imágenes implacables que se bastan a sí mismas, que se conjugan también con el uso de breves diálogos.
 
Como si se tratara de un documental, al estilo de neorrealismo italiano, asistimos, sometidos al ritmo del ciclo de la sequía, a la exposición de la tragedia de una familia que migra de un pueblo a otro, en medio de terrenos secos y ardientes, en busca de recursos para sobrevivir. Tras una larga caminata, la familia se instala en una hacienda abandonada, y la lluvia llega. Regresa también el hacendado con sus hombres con la intención de echar a los intrusos; pero luego emplea a Fabiano, el padre, como domador de potros. Sin embargo, el día de la paga, el patrón no entrega el salario convenido. Para las fiestas parroquiales, la familia se viste de domingo. Fabiano pierde el juego y pelea con un policía que quiere obligarlo a continuar, y es arrestado. La sequía regresa inclemente. Fabiano, quien ha vuelto a encontrar por casualidad al policía, quiere matarlo pero lo deja ir. Año 1941, nuevo éxodo. La familia se va, seguramente, hacia alguna favela, en cualquier ciudad, después de la muerte de Baleia, la perra enferma y hambrienta, testigo y víctima silente, cuya mirada hemos relacionado con la vista bressoniana de un Baltasar o con los saltos de susto de una gallina u otro animal en alguna película de Buñuel.
 
A modo de epígrafe, Pereira dos Santos empieza de esta manera su película: “Este filme no sólo es una adaptación fiel para el cine de una obra inmortal de la literatura brasileña. Es, ante todo, un documento sobre la dramática realidad social de nuestros días y la extrema miseria que esclaviza a 27 millones de pobladores del nordeste y que ningún brasileño digno puede ignorar”. La situación no ha cambiado, tras cuarenta años, y también por ello, debido a su cualidad de denuncia, Vidas secas se ha convertido en una cinta de carácter perdurable. (Publicado en La gran Ilusión, 2003).
***Publicado el 22 de Febrero de 2011 por Mónica Delgado Ch.
 Imágenes integradas 3
GRACILIANO RAMOS
Graciliano Ramos fue un escritor y periodista brasileño, autor de Vidas Secas, Angústia, Sao Bernardo, Memorias desde la cárcel, entre otros. Nació el 27 de octubre de 1892, en Quebrangulo, Brasil y murió el 20 de marzo de 1953, en Río de Janeiro, Brasil.
 
NELSON PEREIRA DOS SANTOS
 
Nació el 22 de octubre de 1928, en Sao Paulo, Brasil.
Director de cine brasileño que participó en la creación del cinema nôvo, con la pretensión de asociar la influencia de los documentales británicos con el neorrealismo italiano. En 1953, trabajó como asistente del crítico y productor Alex Viany. Ese año filmó Rio, quarenta graus, y en 1957, Rio, zona norte. En la primera mostraba los más diversos aspectos de la ciudad y sus gentes más humildes, con intenso realismo. Abrió una nueva narrativa en el cine brasileño. Entusiasmado por la nouvelle vague francesa, abordó los problemas de su país desde una perspectiva realista. Innovó el cine al proponer un nuevo tipo de producción en el que incluía fotógrafos, compositores y todo un equipo de profesionales especializados, bajo una especie de cooperativa. Su mayor contribución al cinema nôvo fue la película Vidas secas (1963), basada en el texto de Graciliano Ramos. La película fue rodada en el sertão (región poco poblada) del estado de Alagoas, donde fotografió, con intenso realismo, las marcas de la miseria de su población. En 1968 inició la fase ‘antropofágica’ del cine con las películas Fome de amor (1968) y Como era gostoso o meu francês (1971). Con A tenda dos milagros (1977), fue premiado en el Festival de Brasilia. Considerada una de las mejores películas del cine brasileño, en ella el cineasta resalta los valores de los blancos y de la clase media brasileña. En esta película, la cultura negra aparece representada por la sensualidad, espontaneidad lúdica e ingenuidad. En O amuleto de Ogun (1974), retrata la religión negra de la Umbanda como punto de referencia cultural. Escribió obras para televisión, en la misma línea realista de sus películas. 
© M.E. / www.epdlp.com
 
PROXIMAS FUNCIONES
 
Martes 30 de Julio
ENCUENTROS SOBRE EL AMOR
de PIER PAOLO PASOLINI
 
Martes 6 de AGOSTO
LOS CISNES FEOS
de KONSTANTIN LOPUSHANSKY
 
FUNDACION CINETECA VIDA
CINE CLUB / VIDEOTECA / BIBLIOTECA / ARCHIVO
 
Boulogne Sur Mer 549 (1213) Capital
Tel. 49 63 75 91     cinetecavida@gmail.com
Atención e informes: Lunes a Viernes de 16 a 19 hs.