Hijas

1
8

Con la letra H comienza la escritura de esta obra. Con H de hambre que desmenuza unos huesos femeninos  cargados de reproches, con H de hielo que congela la sangre materna, con H de huecos que se graban en una arena impávida de tanta confesión.

Una mamushka infinita

Hijas” transcurre inicialmente en una casa y luego frente al mar, o quizás viceversa; a cierta altura de la obra importa menos el escenario que los diálogos que se producen entre una madre, una hija y una embarazada, que bien podría ser madre, hija y hermana de las dos primeras, e incluso de ella misma.

Pero cuando el escenario importa, el mar es testigo de unos diálogos infectados de reproches (“mi dolor es tu placer secreto, no?”) y de pequeños monólogos (“está muerta y todavía tengo ganas de matarla”) que intentarán destrabar el nudo inicial. Pero la mejor pregunta será ¿dónde comienza la mamushka gigante que albergará otras mamushkas, y otras y otras? Como una mamushka infinita se construye la obra de la guionista y directora Bárbara Molinari, ir para atrás para volver a caminar, volver al pasado una y otra vez para entender el presente, “¿y si la última no se abre?” se preguntará la hija, a ella misma, a la madre y a todxs lxs espectadorxs.

Todo se desmenuza, se congela y se graba intentando descolgar de la H esa mudez que tanto dice y que tanta historia teje; porque lo que se dice queda estampado para siempre y lo que no, explota en los vientres sensatos.

Una obra enredada como la vida misma, como las relaciones esenciales a los impulsos vitales, y tres actuaciones que irrumpen en el pequeño escenario para mirarnos directamente a los ojos. Manuela Fernández Vivian, Julia Funari y María Heller se cargan íntegramente esos roles al cuerpo y los ejecutan gentilmente; pero será imposible no amar, momentáneamente, la actuación de Fernández Vivian, la hija que teje diarios y escribe poemas entre la ternura y el dolor.

Tres protagonistas, tres mujeres que no se apellidan, que no tienen nombre, o que tienen uno que podría nombrarnos a todas: Hijas.

Compartir
Artículo anteriorMetegol (II)
Artículo siguienteGilda, la milagrosa