Balance 1er semestre del 2013

2
8

1er semestre del año cinematografico en Argentina: de los 22.500.00 de espectadores el 80% se lo llevan los filmes norteamericanos, poco para el cine argentino y muchos films de calidad.

Esta usual columna, donde se presenta un balance de medio año cinematográfico, no permite observar grandes cambios con respecto a lo ocurrido el año precedente.

 Comparando las cifras del periodo enero-junio 2013 con las de igual semestre del año anterior se revelan similitudes a nivel de número de estrenos (150) y de espectadores (22.500.000).

 Los Estados Unidos vuelven a liderar el primer semestre al representar de nuevo un 45% del total de estrenos (unos 70) y con un alto porcentaje de espectadores que supera el 80% del total a favor de las películas norteamericanas.

De las primeras veinte películas en taquilla dieciocho son originarias del país del Norte (algunas pocas en coproducción) y solo una es Argentina. “Lo imposible” es una película sólo parcialmente norteamericana, en coproducción con España de donde es originario su director (Juan Antonio Bayona). Ocupa el puesto vigésimo en la taquilla con 350.000 espectadores. “Mamá”, del argentino Andrés Muschietti, es también una coproducción con capitales de Canadá y España y una buena performance ya que la vieron más de 400.000 personas.

 “Rápidos y furiosos 6” lidera el tope (2,15 millones de espectadores), seguida de “Iron Man 3” (1,85) y “Monsters University”, que en la semana que termina este jueves ya supera el 1,5 millón de asistentes, con posibilidades de ocupar el primer lugar en pocas semanas más.

Hay otras tres producciones que superan el millón de espectadores y una de ellas, cerrando este “club” exclusivo”, es “Tesis sobre un homicidio” que demuestra otra vez el magnetismo (y la calidad) de su intérprete principal.

 Nuevamente Argentina ocupa durante el primer semestre el segundo lugar en número de estrenos (50). Pero el total de espectadores (1.400.000) es escaso y si se le restan los 1.020.000 de la de Darin y los 100.000 de “La reconstrucción” dejan un promedio de apenas 5.000 espectadores entre el resto de la producción nacional. Quince de esos títulos fueron vistos por menos de 1.000 personas cada una.

 Quien venga llevando la cuenta del número de estrenos hasta ahora comentados notará que el resto del mundo (excluidos los Estados Unidos y Argentina) suma apenas 30 películas más, algo así como apenas un estreno por semana.

 Francia nuevamente se mantiene como el tercer país en cuanto a cantidad de películas estrenadas, aunque las seis de este año son bastante menos que las diez del periodo anterior, habiendo además incluido a “Amour”, en verdad una coproducción europea con cierto predominio francés (actores por ejemplo).

 Gran Bretaña le sigue con menos films (cuatro) pero más espectadores, merced a las mejores cifras de las nominadas al Oscar: “Los miserables” y  Anna Karenina” y la más reciente “Rigoletto en apuros”.

De los diez restantes productos europeos (occidentales) sobresalen por su calidad la portuguesa “Tabú”,  la alemana “Barbara” y  la danesa “La cacería”. El resto, originario de Italia, Bélgica y España, no aportó mayormente nada muy destacable.

 Si fue magra la contribución europea aún más pobre fue la del resto de América Latina, donde sólo se destaca la chilena “La Nana”.

 ¿Y el resto del mundo? Prácticamente nada salvo la coreana “En otro país” y la rusa “Elena”, que al igual que “Tabú” y “Barbara” tuvieron una feliz coincidencia. Todas fueron distribuidas por Zeta Films, que merece nuestro reconocimiento al ser una de las pocas empresas que continúa apostando al cine de calidad. (Y esta semana estrena “César debe morir”, ganadora del Oso de Oro de Berliny dirigida por los míticos hermanos Taviani).

 Dentro de seis meses, en nuestra columna anual de Balance de estrenos, será posible apreciar si la tendencia manifestada en esta primera mitad del año habrá sufrido algún cambio significativo. Aunque lo más probable es que se repita la situación que hubo al cierre del año 2012. 

 La oferta de cine de calidad continuará restringida por múltiples motivos tales como la relevancia de las distribuidoras norteamericanas, la preferencia de los grandes circuitos por productos de dichas empresas y la escasa disponibilidad de salas para las distribuidoras independientes. La mejor noticia ha sido la reapertura de complejo de salas Artemultiplex en Belgrano.  

 Por el lado del cine argentino también hay otra buena noticia, como es la reapertura del cine Gaumont, ahora propiedad del INCAA. Con precios módicos y muy buena calidad de proyección se podrá apreciar la producción argentina. Lo único deseable es que no se repita lo acontecido en la segunda mitad del año pasado. Nos referimos a la avalancha de estrenos nacionales en ese periodo. Si durante el primer semestre de 2013,  el promedio de dos estrenos semanales fue muy razonable, puede temerse que se incremente nuevamente a tres o más en la segunda mitad del año, con lo que muchas películas no serán vistas por casi nadie.  Si, en cambio, se mantuviera el promedio de este primer semestre, tendríamos otra señal positiva y esa menor oferta y  algo más selectiva podría ser mejor apreciada por nuestro público, sin duda muy cinéfilo como lo demuestra el éxito del pasado BAFICI.