55ª Bienal de Venecia: El Palacio Enciclopédico (I)

0
9
Libro Rojo de C.G.Jung (Detalle)

La 55º Bienal de Arte explora los vuelos de imaginación en un show que, tal como el Palacio Enciclopédico de Auriti, combina obras de arte contemporáneas con artefactos históricos y objetos encontrados. Desde Venecia Marta Ares nos cuenta su historia y su funcionamiento.

Cuenta Paolo Baratta, presidente de la Fundación La Bienal de Venecia, que desde 1998 las Bienales de Arquitectura y de Arte se reorganizaron en dos exposiciones simultáneas. Por un lado,  los pabellones nacionales, cada uno con su propio curador y su proyecto.

Por el otro, la Exposición Internacional organizada por el curador de La Biennale, designado especialmente a tal efecto. Esta nueva modalidad permite mayor pluralidad de voces, expandir las consideraciones históricas y dar vida a lo que sería una investigación-exhibición.

A raíz de esta decisión se compraron y restauraron los espacios del Arsenale, el astillero y base naval que jugó un papel principal en la construcción del poderío naval veneciano (s XIII), un complejo hermoso y vasto, para ofrecer una adecuada lectura de gran cantidad de propuestas. 88 países. Por primera vez Angola, Bahamas, Reino de Bahrain, Republica de Costa de Marfil, Republica de Kosovo, Kuwait, Maldivias, Paraguay y Tuvalu. También por primera vez, Mar Sagrado.

Massimiliano Gioni, curador de la actual Bienal, reflexiona acerca del destino del arte contemporáneo y de los artistas insatisfechos para con los límites tal como están dibujados. Indagar qué es exactamente el mundo del arte trae en consecuencia interesarse en las relaciones del arte con otros mundos, otras áreas, otras especialidades. Sucede entonces, que obras contemporáneas pueden convivir con obras – o, no tan obras –  del pasado , obras que no presumen de serlo pero que nos sirven de estimulo para soñar y nos empujan a imaginar mas allá de la realidad. Gioni apuesta a correr los horizontes que conocemos (si son ajustados) y a desplazarlos concibiendo realidades globales generadas por aspiraciones que abracen todo conocimiento y sensibilidad.

 

 

En noviembre del 1955 el artista autodidacta Marino Auriti (1891, Italia/1980, USA) patentó en Estados Unidos el diseño del Palacio Enciclopédico, un museo imaginario que se proponía albergar todo el conocimiento del mundo presentando allí mismo los grandes descubrimientos de la humanidad desde la rueda hasta los satélites.

Durante años desarrolló el prototipo en su garaje (Foto), un edificio que ocuparía siete cuadras y setecientos metros de altura en Washington DC.

El sueño de abrazar todo el conocimiento a lo largo de la evolución de la humanidad y de las artes había aparecido anteriormente, incluso, en el deseo de escritores, científicos y autoproclamados profetas que trataron en vano de pergeñar una imagen del mundo que capturase su infinita variedad y riqueza.

Estas cosmologías personales con ilusión de omnisciencia han iluminado, en cierto modo, la necesidad de reconciliar el ser con el universo, lo subjetivo con lo colectivo, lo especifico con lo general y lo individual con la cultura de su tiempo. Hoy que lidiamos con enorme flujo de información, tales intentos parecieran mas necesarios y hasta desesperados.

La 55º Bienal de Arte explora estos vuelos de imaginación en un show que tal como el Palacio Enciclopédico de Auriti, combina obras de arte contemporáneas con artefactos históricos y objetos encontrados. Mas de 150 artistas de mas de 37 países constituyen una especie de museo temporario que se pregunta acerca de los modos en que se han usados las imágenes para organizar el conocimiento y dar forma a nuestra experiencia.

Borrando los limites entre artistas profesionales y amateurs, outsiders y oficializados, la exposición se interesa en un estudio antropológico de las imágenes, focalizando en particular en el ámbito de lo imaginario y en los funcionamientos de la imaginación.

También cuestiona si existe lugar para los sueños, las alucinaciones, las visiones en una época definida por las imágenes externas. Y, cuál es el objetivo de crear una imagen del mundo en una época en la que el mundo mismo ha ido conformándose de apoco como una imagen.

El Palacio Enciclopédico se despliega físicamente en dos espacios de la ciudad de Venecia: los Jardines y el Arsenale. Comienza el recorrido en el Pabellón Central con el original del Libro Rojo de Carl Gustav Jung (1875, Suiza/1961, Suiza), un manuscrito que el pensador escribió a lo largo de 16 años. Una colección de sus propias fantasías y visiones. Dispuesto en una sala diseñada especialmente para generar introspección, su presencia-imagen será referente de introspección con respecto a las imágenes interiores y sueños que se verán a lo largo de la muestra.

Íntimamente asociado al Libro Rojo, se encuentra una selección de obras de Xul Solar (1887, Argentina/1963,Argentina) en el Pabellón Stirling en la entrada a los Jardines. Gioni ha seleccionado varias obras de quien ha sido, según J.L.Borges, uno de los sucesos sobresalientes de nuestra época: la colección de carpetas de recortes, emprendidas alrededor de los años 40, donde Xul pega noticias de su interés obtenidas de diarios y revistas; el Títere de la muerte, protagonista del “Teatro de la vida”, en el que las marionetas representan a personajes del zodíaco y sus representaciones invocan al teatro del destino; diversas cartas astrales de estudios que pertenecen a protagonistas de la historia argentina y mundial; el panjogo, conocido también como panajedrez pan-chess, juego universal que desarrolla alrededor de los años treinta. El fundamento del panajedrez es síntesis de todo su sistema de conocimiento. Es posible formar palabras, crear armonías musicales y también, como decía Xul, plantear problemas matemáticos. **

Álbumes (Scrapbooks) de collages y recortes ensamblados de Shinro Ohtake (1955, Japón). Constituidos por cantidades voraces de material encontrado. Todo tipo de rarezas, objetos obvios e imágenes con las que se topa en el día a día: tickets, revistas, fotografías, Mas de 60 volúmenes individuales, de 700 paginas aproximadamente cada uno. Complejas composiciones estratificadas en cada página sin intención de componer diarios: Un caos intencional.

El  “Libro”, entonces, esta fuertemente presente en los espacios de apertura de El Palacio Enciclopédico. Un objeto en peligro de extinción, como depositario del conocimiento, como instrumento de auto exploración y como escape a reinos fantásticos.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . .  . . . . .

+ Próxima nota: 55ª Bienal de Venecia: El Palacio Enciclopédico (II)

*Extractos de Textos de Paolo Baratta y de Massimo Gioni de del Catalogo la 55º Bienal de Venecia y textos en base a información de “Il Palazzo Enciclopedico”, catálogo de la 55ªBienal de Venecia   //  1ª Edición /Mayo de 2013

**El envío de las obras de Xul Solar a la Bienal de Venecia ha sido posible gracias al apoyo de la Secretaría de Cultura de la Nación Argentina.

Fotografías: Gentileza de La Bienal de Venecia. Imágenes de archivo.