Jaula, de Laura Ferrando

0
13

Se exhibirá en UADE ART esta obra de Laura Ferrando que refiere a los talleres clandestinos de mano de obra esclava de la industria textil, y que fuera presentada en el Salón Nacional de Nuevos Soportes 2012.

Jaula es una instalación sonora participativa creada por Laura Ferrandoinspirada en la utilización de mano de obra esclava por parte de la  Industria Textil, en los cientos de talleres textiles clandestinos que funcionan en la Ciudad de Buenos Aires.

Como dato de su fuerte impacto puede comentarse que la periodista de televisión Canela visitó la muestra y le pidió a la artista instalar la obra en el estudio donde se produce su programa Colectivo Imaginario, cuando se levante la muestra en UADE ART, Desbordado.

 

La instalación consiste en una jaula de metal y madera  con barrotes de goma que permiten al público de a 2 (dos) personas por vez, entrar sin dificultad para sentarse sobre un colchón y escuchar una pieza sonora preparada especialmente a través de 2 (dos) auriculares ubicados sobre el colchón que tendrán sus aparatos reproductores ocultos de manera segura debajo del piso.

Dicha pieza sonora está inspirada en los cánticos yamánicos típicos del antiplano, región de donde provienen la mayoría de los costureros inmigrantes que trabajan en estos talleres.

El texto de la canción hace referencia a las más de 80 marcas reconocidas y denunciadas ante la justicia por usar trabajo esclavo. Dicha referencia consiste en un decir alterado de las mismas, que vuelve sus nombres reconocibles a partir de un trabajo de escucha atenta por parte del espectador.

El colchón del suelo, donde se sentará el público, ha sido confeccionado con retazos de tela sacados a escondidas de uno de esos talleres.

La jaula pasa a ser sinónimo paradójico de encierro pero a la vez cobijo.

 

Texto que acompaña a la instalación:

En el 2007 más de 1900 talleres textiles clandestinos fueron denunciados por los vecinos de la Ciudad de Buenos Aires luego del incendio del taller de la calle  Luis Viale que costó la vida de 6  ciudadanos inmigrantes.

En la mayoría de estos talleres se violan leyes migratorias y hay trata y tráfico de personas. Situaciones de hacinamiento, encierro, superpoblación y violación del régimen laboral vigente son  algunos de los padecimientos de miles de inmigrantes costureros.

Cinco años han pasado de aquella tragedia y prácticamente nada ha cambiado.

Muchísimos de estos talleres siguen trabajando para grandes marcas como ha sido develado por  informes de la Defensoría del Pueblo. Marcas que obtienen fabulosas ganancias a costa de dicho trabajo.

El texto de la canción hace referencia a las más de 80 marcas reconocidas y denunciadas ante la justicia por usar trabajo esclavo.