Promised Land

0
7

No generó mucho entusiasmo en su premiere mundial en Berlin en febrero pasado la película que Gus van Sant dirige en reemplazo de Matt Damon, sin embargo…En un proyecto que Damon (guionista y productor a su vez) y John Krasinski (tambien actor) impulsan desde la Warner Bros y que fue atacada principalmente por voceros de empresas energéticas.

Pensada para ser la película debut de Matt Damon como director, Promised Land es una rara avis en la industria norteamericana cuya responsabilidad finalmente recayó en el ya maduro Gus Van Sant (Elephant, PsicosisParanoid Park) quien apenas asoma en algunos planos ingeniosos, como el punto de vista de un pájaro que un plano general en contrapicado sobre la camioneta de Steve y Sue que nunca termian de arrancar bien. Pero van Sant aparece seguramente mejor en el diseño sutil del punto de vista narrativo que prevalece en la película y que lleva al espectador a través de los ojos del joven exitoso cuya causa justa es justa porque es personal, y que deja de lado precisamente la verdadera complejidad de la trama social que se evidencia en esas pequeñas comunidades que conforman el entramado económico de la Norteamérica rural.

El avance de las empresas energéticas sobre los pequeños propietarios de tierras de  Pennsylvania, una campiña norteamericana muy cerca del estado de Nueva York, asediada por la baja productividad y as deudas, viene a prometer arrendamientos millonarios a quienes no tienen nada. En la extracción subterránea del gas, el método del fracking es denunciado como un procedimiento que utiliza productos químicos en los pozos de perforación que pone en peligro el agua potable.

Traspasado a la explotación de la riqueza natural en Latinoamérica claramente las luchas comunitarias de los pueblos amenazados por la extracción de oro, por ej, en la Patagonia cordillerana, están por encima de las búsquedas personales, sean cual fueran. El cine documental en Chile, México, Perú y Argentina dan especial cuenta de ello.

La película de Van Sant muestra ,en cambio, a una comunidad desinformada y desentendida, puesta en alerta sólo por un ingeniero retirado que enfrenta al joven y exitoso representante de la empresa Soluciones Crosspower Global. Esa voz de alerta sobre los peligros, la presencia de un ambientalista y sus estrategias de seducción para crear conciencia ecológica. Una sociedad manipulada por las informaciones que pendulan entre lo verdadero y lo falso, entre lo bueno y lo malo, tanto o igual que sus decisiones. La votación nunca llegará a verse y la victoria terminará siendo para uno solo.