Ceci ne tuera pas cela: sobre el Encuentro de Docentes de Cine y Audiovisual

0
8

Con un espíritu signado por el desafío y la reflexión, se llevó a cabo el Encuentro de Docentes  de Cine y Audiovisual el último fin de semana en la ciudad de Rosario. Aquí las interesantes reflexiones de una especialista asistente al encuentro.

Ceci ne tuera pas cela, “Esto no matará aquello”…
“¿Salimos de una iglesia para entrar en otra?” dispara Carlos Trilnick, Coordinador Académico de la Carrera de Imagen y Sonido (UBA), en una pregunta que es una definición: las cátedras deben ser espacios de libertad expresiva que permitan que  los estudiantes  construyan  modelos narrativos propios,  en una apuesta en la que generar el conocimiento es también cuestionar modelos y generar rupturas. De esta manera, con un espíritu signado por el desafío y la reflexión, se llevó a cabo el Encuentro de Docentes  de Cine y Audiovisual el último fin de semana en la ciudad de Rosario.

Los diferentes modos en que hoy ejercen su presencia las prácticas audiovisuales enfrentan a docentes y realizadores con un potente desafío: cómo articular inquietudes, saberes, pasiones y experiencias en prácticas pedagógicas que se despliegan en espacios direccionados por intereses variados y con distinto grado de institucionalidad. Los  participantes intercambiaron respuestas a estas cuestiones a través de muestras de experiencias en ámbitos correspondientes a  diversos  niveles del sistema educativo, formal y no formal, como  son la Universidad, los Institutos de Formación Docente y Técnica,  Escuelas de Cine Nacionales, Municipales y Provinciales e incluso, trabajos realizados en escuelas primarias y artísticas, todos casos donde la fuerza de la cultura audiovisual habilita una nueva lógica que reparte los bienes simbólicos de modo más amplio a un destinatario que subvierte prácticas de consumo, deja de venerar modelos e interactúa desde el ejercicio cotidiano  dado por el uso de las nuevas tecnologías. Por otro lado, la presencia de los directores de instituciones y otros organismos no eludieron plantear aspectos vinculados con la asignación de recursos, planes de estudio, el cambio de las currículas de enseñanza en relación con los contenidos audiovisuales y los textos digitales. En este sentido, se hizo referencia a la importancia de políticas públicas  ligadas a los medios audiovisuales como el programa Conectar/Igualdad,  Canal Encuentro o la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual destacándose las intervenciones de docentes y realizadores cuyas propuestas dan cuenta de la responsabilidad que compete a la educación estatal como espacio transformador y generador de cambios sociales.

Si bien el planteo frente a los nuevos modos de pensar la producción cultural en un tiempo atravesado por nuevas alfabetizaciones también se direcciona hacia el lenguaje del cine y su mundo, su doble vertiente tradición/transgresión y el debate al que asistimos, nos permite arriesgar que  transitará estas nuevas convergencias sin que esto mate aquello.  Así que a no temer ya que sigue presente lo que nos conmueve, inquieta y sacude: el arte, en definitiva, en las formas que asuma.

Finalmente, dos menciones a modo de bonus track: ESMA en 3D como recurso didáctico para el sistema educativo, cultural y de patrimonio histórico, propuesta de Martín Malamud y su equipo de trabajo, expresión atractiva y contundente de que aún hay mucho por decir sobre nuestra historia reciente y diversos modos de contribuir con la Memoria. Y Prepotencia de trabajo de Adrian Szmukler, documento intenso y conmovedor acerca de cómo la producción artística exterioriza universos personales con la misma fuerza que reconstruye lazos y otorga identidades colectivas.