Louvre Abu Dhabi: la ciudad más rica del mundo tiene su Louvre

0
9

En 2015 se inaugurará este museo en Emiratos Arabes Unidos, una suerte de sucursal del Louvre en Medio Oriente, que exhibirá una colección permanente de joyas del patrimonio de lo que sin dudas es uno de los nombres más prestigiosos el arte. Colonialismos y poscolonialismos, la globalización lo puede todo.

La isla de Saadiyat, en la capital de Emiratos Arabes Unidos, Abu Dabi,planea inaugurar esta “sucursal” del Louvre hacia 2015. Este proyecto surge de un acuerdo entre Francia y los Emiratos firmado en 2007, y se concibe como el mayor (en concentración y en valores económicos de sus obras) centro de exhibición de arte el mundo, ya que consiste en un conjunto de dos museos más, uno nacional y otra asociación internacional: el Guggengheim Abu Dhabi, ni más ni menos.

Esto puede implicar que el Louvre retome la preeminencia hoy compartida con el MOMA y el complejo de centros Tate en Londres, frente inclusive a nuevos jugadores, como puede ser la construcción del distrito de arte de Hong Kong con su Museo de Artes Visuales (recordar la muestra Inflation!), uno de los mercados crecientes que ya está teniendo peso decisivo en la producción y circulación del arte contemporáneo. La colección, mientras tanto, ha comenzado a agruparse.

Lo que es cierto es que la búsqueda de nuevos públicos y nuevos nichos de consumo por parte de las colecciones artísticas nacionales de las viejas naciones europeas es un imperativo del capitalismo contemporáneo, y en este sentido las estrategias son también las de hacerlas rotar por todo el mundo (Buenos Aires y los museos de toda Latinoamérica reciben desde hace un par de años exposiciones “llave en mano” confeccionadas en los centros de gestión internacional, con curadurías extranjeras y relatos aceptados sin posibilidad de debate en nuestros medios locales) y vuelve a formularnos viejas preguntas sobre el rol del universalismo y el culturalismo en tanto trincheras discursivas del poder para acompañar procesos de expansión mercantil o financiera. Recordemos que los museos, en tanto “cuidadores” del arte, son desde los albores de la modernidad lugares privilegiados para construir, destruir y reconstruir visiones sobre la historia y la historiografía que se pretenden valederos para toda la humanidad.

En este sentido, el Louvre aspira, como sucede con otros museos mencionados aquí, a afirmarse como una marca que aplica los criterios del branding, el marketing y la publicidad en pos de ser líder en su sector. Veremos qué propondrá finalmente esta nueva arquitectura en la ciudad de las construcciones sorprendentes, Abu Dhabi, tan compleja y fascinante por el manejo del espacio físico como por su lugar en las relaciones internacionales.

 

Ilustra la nota una imagen de cómo será el Louvre Abu Dhabi según maqueta.