Bienal de Venecia 2013: Pabellón de Paraguay.

0
7

Félix Toranzos, Pedro Barrail, Diana Rossi y Daniel Milessi son los artistas elegidos para conformar la propuesta que pondrá a Paraguay por primera vez en la Bienal de Venecia.

- Publicidad -

Gestionada por la abogada paraguaya residente en Venecia, Elisa Victoria Aquino Laterza y con la curaduría de Osvaldo González Real, el Pabellón de Paraguay en Venecia ya es una realidad. “Todo se logró gracias a la unión de las empresas privadas internacionales, instituciones de Gobierno, entes culturales, artistas y la ciudadanía en general.” dice Aquino Laterza. “Este Pabellón se realizó sin juicios ideológicos, apoyando en todo momento la inclusión, el progreso y la creatividad.Mis esfuerzos se realizaron para que el Paraguay se una al mundo entero a través del Arte y para sentar un precedente histórico en la Bienal de Venecia, que nos ve por primera vez participando como país desde 1895.Espero que el Paraguay llegue para quedarse y consolidar  su presencia en tan prestigioso evento internacional.”

La propuesta de Félix Toranzos se basa en El Palacio De Los Vientos (un museo errante), torre de mármol de planta octogonal, ubicada en el ágora romana de Atenas, un Horologion o reloj. Su constructor fue Andrónico de Cirro del siglo I a.c.. En todas sus paredes exteriores se encuentran bajos relieves que representan las imágenes de los vientos, los cuatro principales (Norte, Sur, Este y Oeste) y los cuatro secundarios (Nor-este, Nor-oeste, Sur-este y Sur-oeste). Un museo errante, con una torre también octogonal en forma de cúpula: El Museo Nacional de Bellas Artes del Paraguay. Sin espacio propio, conteniendo una parte de su colección, bajo un guión curatorial específico, en una construcción (Villa) de finales del siglo XIX. Estas dos circustancias, hace que construya esta historia “EL PALACIO DE LOS VIENTOS”, o el Museo Errante. Esta obra se desarrolla integrando un proyecto de construcción de paneles (láminas) impresos con gráficos, obtenidos de la torre de los vientos (Medido y delineado por James Stuart y Nicholas Revett, pintores y arquitectos. Londres 1759).
Sus relieves, sus detalles arquitectónicos, sus diagramas solares, su destino, conjugados con imágenes gráficas de los detalles arquitectónicos de una antigua villa, de finales del siglo XIX. Estilo arquitectónico muy relevante de esa época. Actualmente un museo con una colección de obras pictóricas en busca de su propio destino, de su
silencio. Un silencio que caracteriza a los dos elementos arquitectónicos, una torre que habla de vientos, con ira, con furia y que después se pierden en la nada, en el silencio. Una villa, un museo con obras rodeadas de la quietud de su espacio prestado. Unas obras que buscan el silencio eterno, después de la fugáz mirada de su observador, en
un momento errante en su búsqueda de los tiempos y los vientos”

Pedro Barrail “En Venecia, dentro del Palazzo Carminati, encontrarás a Paraguay gestando dentro de un gran salón. Dentro de ese salón, hacia el canal, hay un muro. El muro esta velado, oculto por su propia imagen; una fotografía del muro y del espacio que lo reduce, impresa en un vasto y vanidoso lienzo, borra el presente para negar
el futuro. En el centro de la narcisista foto hay un punto rojo; “YOU ARE NOT HERE” nos indica. Como esos guías que buscamos en mapas turísticos, centros comerciales, parques de diversión, o museos para encontrar nuestro destino y seguir perdidos. La poeta Hispano-Paraguaya Josefina Plá nos cuenta sobre un “PAISAJE SIN SALIDA” en sus brillantes escritos; el paisaje está atrapado en este gran salón, desafiado por
sus muros. Y el círculo rojo es la “VISTA DEL PUNTO” que te guiará al portal que conduce a la nada. Solo te resta el rojo salvavidas hacia a tu redención.”

La propuesta de Daniel  Milessi es es una enciclopedia imaginaria de historia paraguaya en formato video juego. Bajo el titulo Yasururu Sororo el juevo cuenta la leyenda que un joven chamán chamacoco, confundido por su falta de identidad, investiga sobre la historia de la tierra que lo vió nacer. Mediante juegos de invasiones construye una historia comprensible para su entorno. Una historia de invasiones, una historia tomada en juego, un juego donde nadie puede ganar”.

Inspirada en un fósil prehistórico, hallado recientemente en el Paraguay la artista Diana Rossi realiza una instalación que representa al oso hormiguero (“yurumí”) animal totémico de la tribu Aché-Guayaki del Paraguay. Para los indígenas este mamífero es considerado como genitor de la etnia, antecesor sagrado e ícono de los antiguos habitantes de esta tierra. Está hecho en base a “objetos encontrados”, como restos óseos, alambre de gallinero, cuero desechado, botellas de coca-cola, etc. La obra recuerda, además, el genocidio cometido contra esta tribu en 1973, durante la dictadura, llevada a cabo por campesinos sin tierra y soldados. Los sobrevivientes fueron internados en una especie de campo de concentración manejado por misioneros cristianos. Los hijos de los masacrados fueron vendidos como esclavos. La idea de Diana es reivindicar, con este homenaje, la memoria de los desaparecidos”.