FESTIVAL DE CANNES: DIAS 8 & 9

2
9

A medida que se acerca el final del Festival de Cannes la lista de candidatas a la Palma de Oro no se viene incrementando.

Y por ahora hay dos que se destacan del resto. Una (“A touch on sin“) ya fue comentada en una nota anteriror.

La restante, “Inside Llewyn Davis” recién fue vista ayer por la tarde y las expectativas no fueron defraudadas. Nuevamente los hermanos Coen logran una obra original que los coloca entre los probables ganadores en Cannes. Claro que no necesariamente obtendrán el máximo premio pero lo que es casi seguro es que no se irán con las manos vacías. Podrían ganar el premio al mejor actor, al mejor director, al guión o eventualmente de no alzarse con la Palma de Oro llevarse el Gran Premio Especial del Jurado.

Oscar Isaac interpreta a Llewyn Davis, un  cantante folk de inicios de la década del ’60 y la acción trancurre en parte en el Greenwich Village de Nueva York aunque también en Chicago en pleno invierno.  Es un personaje conflictuado, separado de su pareja  y con un gato al que no parece querer abandonar nunca. Su ex es interpretada por   la ascendente Carey Mulligan que también está en “El Gran Gatsby“, que abrió el Festival. Llewyn “sobrevive” gracias a la ayuda de sus amigos  que le ofrecen oportunidades para actuar en bares miserables o para hacer algún  otro trabajo menor. El personaje central es un ser irascible, con muy poca paciencia y propenso a meterse en problemas.  Su encuentro con Mulligan es un momento de gran fuerza dentro de la trama.

El film se enriquece con  la actuación en roles menores de Justin Timberlake, F.Murray Abraham y sobre todo de un clásico actor de los Coen, nada menos que John Goodman. La banda sonora, impecable con arreglos de T. Bone Burnett y (no podía faltar) una canción de Bob Dylan (“Farewell“) es otro de los elementos destacables de la película que, hasta ahora más ha gustado en el Festival con funciones todas sin excepción colmadas y gente quedando afuera.

Otra producción de los Estados Unidos, presentada  hoy mismo (jueves 23) fue “Nebraska” de Alexander Payne, que hace pocos estuvo en Cannes como jurado. El comienzo impactó a más de uno al ver el viejo logo de la Paramount en blanco y negro, que es el tono elegido para todo el film. Una historia muy simple lo tiene a Bruce Dern, como un hombre barbudo y afecto al alcohol que pretende cobrar en Nebraska (su sitio natal) un millón de dólares que supone haber ganado. Uno de sus hijos (Will Forte) intenta disuadirlo pero finalmente no le queda más remedio que acompañarlo  y al final también su sumarán su hermano y la madre ad ambos. Se trata de una Road Movie, género que Payne ya había abordado con otra temática (“Entre copas/Sideways“) anteriormente. Película tierna con momentos de amable comicidad  sería bueno que se estrene en Argentina, aunque no hay garantía de que ello ocurra. Podría tambien  depararle el premio a mejor actor a Bruce Dern , pero hay bastantes competidores tales como Michael Douglas en su convincente composición de Liberace en un film presentado ayer (“Behind the Candelabra“) de Steven Soderbergh.

Dejamos para el final “La vie d’Adele” (Capítulo 1 & 2) de Abdellatif Kechiche (“Juegos de amor esquivo“, Cous Cous“) con dos protagonistas de excepción, la ya conocida Lea Seydoux (“Medianoche en Paris“) que también está  ahora en Cannes por  “Grand Central” (a comentar en otra nota) y Adele Exarchopoulos que lleva ese mismo primer nombre en el film. Dura tres horas pero no se siente la longitud, presentando imágenes, posiblemente nunca antes vistas, en un festival mayor de una relación lésbica entre dos jóvenes de muy diferente nivel cultural. Una (Seydoux) está terminando Bellas Artes mientras y al final es una exitosa pintora. La otra empieza estudiando filosofía pero termina al final como maestra jardinera. Notable film al transmitir con gran autenticidad una relación amorosa donde nada de lo que se muestra es gratuito, al  menos en opinión de este cronista. Y sería merecido que compartan el premio a la mejor actriz.

Faltan apenas cuatro films de la Competición Oficial, pero  las cartas parecen en gran parte echadas.