Hollywood sin censura

0
9

11 largometrajes realizados en los años previos a la aplicación del famoso Código Hays integra este nuevo ciclo de la Sala Lugones a partir del jueves 30 de mayo.

El Código de Producción (Motion Picture Production Code), más conocido como “Código Hays”, con el que a partir del 1° de julio de 1934 la industria de Hollywood se autocensuró por presión de las ligas de decencia de la época y ante el miedo de la posible creación de un ente estatal de censura federal. En aquellos años el cine estadounidense era moralmente libre, como lo demuestra este ciclo que incluirá films protagonizados por Barbara Stanwyck, Jean Harlow y Claudette Colbert, entre otras estrellas que en ese momento se permitían ser feministas avant la lettre.

Principios generales del “Código para guiar la realización de películas habladas, sincronizadas y silentes y las razones para apoyarlo”.

1-    No se producirá ningún film que pueda rebajar el nivel moral de los espectadores. Nunca se conducirá al espectador a tomar partido por el crimen, el mal o el pecado.

2-    Los estándares de vida descritos en el film serán correctos, tenida cuenta de las exigencias particulares del drama y del espectáculo

3-     La ley, natural o humana, no será ridiculizada y la simpatía del auditorio no irá hacia aquellos que la violentan.

La agenda completa del ciclo es la siguiente:

Jueves 30: El puente de Waterloo (Waterloo Bridge; Estados Unidos, 1931) Dirección: James Whale. Con Mae Clarke, Kent Douglass, Bette Davis.

Meses antes del enorme éxito de Frankenstein, James Whale dirigió esta primera adaptación de la obra homónima de Robert E. Sherwood, que durante años permaneció oculta luego de que la M.G.M. comprara los derechos para realizar la remake, estrenada en 1940. Con el trasfondo de la Primera Guerra Mundial, el film detalla la crónica del romance entre Myra, una bailarina que ha debido prostituirse para sobrevivir, y un soldado canadiense de licencia en Londres. A diferencia de la remake, realizada bajo el estricto control del Código Hays, la versión de Whale deja bien en claro cuál es el trabajo con el que la heroína se gana la vida.

A las 14:30 y 19:30 horas (81′; digital).

La mujer de los cabellos rojos Red-Headed Woman, Estados Unidos, 1932)                                    Dirección: Jack Conway.  Con Jean Harlow, Chester Morris, Lewis Stone.

Con guión de Anita Loos (autora de la novela Los caballeros las prefieren rubias), y la colaboración no acreditada en los títulos de F. Scott Fitzgerald, La mujer de los cabellos rojos es probablemente la película más picante de Jean Harlow en su período M.G.M. Lili (Harlow) hace que su jefe se divorcie de su esposa para casarse con ella, lo que no será impedimento para que la pelirroja titular se busque amantes que la den a conocer socialmente. El francés Charles Boyer tiene un pequeño papel en el rol de un chofer que sabe satisfacer a las mujeres y el tono de liviana obscenidad del film permite incluso la brevísima aparición en pantalla de un seno de la heroína. Como consecuencia directa de Red-Headed Woman, la oficina Hays lanzó el siguiente edicto referente a la infidelidad: “El adulterio, que a veces forma necesariamente parte del argumento, no debe tratarse explícitamente, ni justificarse, ni presentarse de forma atractiva”.

A las 17 y 22 horas (79’; digital).

Viernes 31: Baby Face (Estados Unidos, 1933)  Dirección: Alfred E. Green. Con Barbara Stanwyck, George Brent, Donald Cook.

Uno de los films más famosos de la era Pre-Código, la versión completa de Baby Face (redescubierta casualmente en un archivo en el año 2004) fue demasiado incluso para los estándares liberales de esos años: el film fue rechazado en su momento por los censores neoyorkinos por razones morales. La extraordinaria Barbara Stanwyck interpreta a Lily Powers, una bella rubia obligada por su propio padre a prostituirse en su pueblo natal de Pensilvania. Luego de mudarse a Manhattan y conseguir trabajo en un moderno edificio Art déco, la joven escalará posiciones sin demasiado esfuerzo, utilizando como arma su enorme poder de seducción y los favores sexuales. Basada en una idea original de Darryl F. Zanuck, Baby Face sería uno de los primeros films en ser bajados de cartel luego de la aplicación del Código Hays.

A las 14:30 y 19:30 horas (76’; digital).

Los crímenes de la calle Morgue (Murders in the Rue Morgue, Estados Unidos, 1932) Dirección: Robert Florey. Con Bela Lugosi, Sidney Fox, Leon Ames.

A finales del siglo XIX el Dr. Mirakle, un sádico doctor de París, se dedica a secuestrar a jóvenes mujeres para realizar experimentos que puedan ayudarle a confirmar sus teorías evolucionistas. Desgraciadamente, las víctimas no sobreviven a los estudios del científico, y éste se ve obligado a capturar a nuevas desafortunadas para continuar con su trabajo. Mientras, la joven pareja conformada por Camille y el joven médico Pierre vive ajena a los planes del doctor, hasta que ella se convierte en el próximo objetivo del científico. Los crímenes de la calle Morgue fue directamente prohibida o estrenada con varios cortes en muchos estados americanos, debido a su polémica temática darwinista (y la no tan sutil inferencia de que la mascota del Dr. Mirakle, un enorme gorila, anda en busca de una pareja humana).

A las 17 y 22 horas (61’; digital).

 

Sábado 1°:   El fraude (The Cheat, Estados Unidos, 1931)  Dirección: George Abbott. Con Tallulah Bankhead, Harvey Stephens, Irving Pichel.

Remake del film homónimo de Cecil B. DeMille de 1915 (uno de sus primeros grandes éxitos), El fraude está protagonizada por Tallulah Bankhead, una leyenda del teatro y de la pantalla grande. Elsa Carlyle interpreta a una mujer casada que, luego de perder una importante suma de dinero en una mesa de juego, pide un préstamo a un coleccionista de arte, desconocedora de la cláusula colateral en caso de no cumplir con el contrato. El film es un catálogo de deseos, egoísmos y venganzas -con más de un detalle de perversión- y su historia hubiera violado flagrantemente el Código de Producción unos años más tarde, en particular por sus francas inferencias de sadismo, prostitución y sexo interracial.

A las 14:30 y 19:30 horas (74’; digital).

 

Tuya para siempre (Merrily We Go to Hell, Estados Unidos, 1932) Dirección: Dorothy Arzner. Con Fredric March, Sylvia Sidney, Adrianne Allen.

El título local de este film dirigido por Dorothy Arzner, la realizadora más prolífica del Hollywood clásico, no le hace los honores al original “Felizmente nos vamos al Infierno”. La historia de un matrimonio arruinado por el alcoholismo de un joven marido, lo que distingue a esta película del típico drama doméstico es el particular tratamiento de su temática y la empatía hacia el protagonista y su frustrada esposa. Tuya para siempre incluye varias escenas de fiestas regadas por alcohol, que serían prohibidas por el Código Hays un par de años más tarde.

A las 17 y 22 horas (78’; digital).

Domingo 2 Doctor X (Estados Unidos, 1932) Dirección: Michael Curtiz. Con Lionel Atwill, Fay Wray, Lee Tracy.

Seis personas han sido asesinadas en la calle Mott, muy cerca de la morgue donde funciona la peculiar academia de medicina del Doctor Xavier. Todos los crímenes han sido cometidos en noches de luna llena, por una suerte de caníbal que asesina con un bisturí y luego desuella a sus víctimas. El éxito de los Drácula y Frankenstein de la Universal impulsó a la Warner a crear su propio tipo de película de terror. El resultado fue Doctor X,  en cuya trama se mezclan alegremente (es también una comedia) canibalismo, desollamiento, injertos de miembros, prostitución, aberraciones sexuales . Rodada en el primitivo sistema de Technicolor bicromo, Doctor X –dirigida por el húngaro emigrado Michael Curtiz (Casablanca)– es el primer film de terror de ambiente urbano y contemporáneo y una de las películas más truculentas del Hollywood clásico.

A las 14:30 y 19:30 horas (76’; digital).

 

Un caso de conciencia (Night Nurse, Estados Unidos, 1931) Dirección: William A. Wellman. Con Ben Lyon, Barbara Stanwyck, Joan Blondell.

En este film estrenado localmente con el título Un caso de conciencia (el original “Enfermera nocturna” sonaba tal vez demasiado gráfico), Barbara Stanwyck interpreta a Lora Hart, una abnegada enfermera que, al acabar su turno, hace horas extras por la noche cuidando a dos niños pequeños en una mansión. Inesperadamente, se verá involucrada en un complot criminal que la obligará a poner en juego toda su habilidad e inteligencia para librarse de esa situación. Dirigida por el versátil y talentoso William A. Wellman (Alas, Enemigo público) con franqueza y sin una pizca de sentimentalismo, Un caso de conciencia incluye la participación de un joven Clark Gable, además de un plan para asesinar niños, una madre ninfómana y referencias al consumo de drogas. Un auténtico film Pre Código.

A las 17 y 22 horas (72’; digital).

 

Lunes 3: En busca de la belleza (Search for Beauty, Estados Unidos, 1934) Dirección: Erle C. Kenton. Con Larry ‘Buster’ Crabbe, Ida Lupino, Robert Armstrong.

Estrenada apenas algunos meses antes de la aplicación de las nuevas reglas de censura, En busca de la belleza es una de las películas más irreverentes, picantes y visualmente inventivas de la era Pre Código Hays. Robert Armstrong (King Kong) y James Gleason (Y la cabalgata pasa) interpretan a una pareja de estafadores profesionales que deciden embaucar a dos atletas olímpicos para que apoyen la publicación de una revista de desnudos. El film fue fuertemente censurado y nunca re estrenado. Una de sus líneas de diálogo lo define a la perfección: “Es tan caliente que podrías hervir un huevo en él”.

A las 14:30 y 19:30 horas (78’; digital).

El crimen del Vanities (Murder at the Vanities, Estados Unidos, 1934) Dirección: Mitchell Leisen. Con Jack Oakie, Victor McLaglen, Carl Brisson.

En El crimen del Vanities (el famoso show producido por el legendario Earl Carroll en Broadway), un detective interpretado por Victor McLaglen investiga una serie de asesinatos en el marco de un espectáculo musical que acaba de estrenarse. Famosa entre los conocedores del cine Pre Código Hays por sus números de baile con escasa vestimenta, el film presenta además un particular tema musical titulado “Sweet Marijuana”, que no tuvo mayores problemas de censura en su momento porque el consumo de cannabis era todavía legal. A partir de 1937, todas las copias de la película fueron exhibidas sin esa secuencia.

A las 17 y 22 horas (89’; digital).

 

Martes 4    El signo de la cruz (The Sign of the Cross, Estados Unidos, 1932) Dirección: Cecil B. DeMille. Con Fredric March, Charles Laughton, Claudette Colbert.

En el siglo I D.C. el emperador Nerón decide culpar a los cristianos del gran incendio de Roma, y publica un edicto por el cual todos ellos deberán ser arrestados y enviados a la arena del circo. Entre los detenidos se encuentran dos viejos cristianos y la hermosa hija de uno de ellos, de la que se enamora Marcus, el más alto funcionario de Roma. Típica superproducción histórica del realizador y productor Cecil B. DeMille, El signo de la cruz fue producida en los liberales años previos a la aplicación del Código Hays. El resultado es un espectáculo que cruza la admonición moral con la franca explotación del sexo y la violencia. Particularmente recordadas resultan la secuencia en la cual Popea (Claudette Colbert) se baña desnuda en leche de burro y la extensa escena del Coliseo, un desfile de atrocidades que pocos años más tarde sería mutilado en todas las copias de reestreno.

A las 14:30, 18 y 21 horas (125’; digital).