FESTIVAL DE CANNES: DIA 3

2
8

Tanto la Competición Oficial como la Semana de la Crítica presentaron en su inicio films en idioma francés.

En el caso de la primera se pudo ver “Joven y linda“/”Jeune et Jolie” del prolífico Francois Ozon con la interpretación de la debutante Marine Vacht, de 23 años en el rol de una joven de apenas 17, es decir menor de edad.  Luego de un despertar sexual algo fallido y fruto posiblemente de dicha frustración ella se vuelca abiertamente a la prostitución generalmente con hombres bastante mayores. Ni siquiera el dinero parece ser el  motivo de ese cambio de vida que pasa desapercibido por su madre y padrastro. Una accidentada situación termina por revelar su condición a su madre que tampoco es el mejor ejemplo de conducta éticamente hablando. Por momentos la crudeza de ciertos personajes y dureza de la situaciones recuerdan algunas obras tempranas de Haneke como  “La profesora de piano” por ejemplo. La crítica respondió bastante favorablemente a esta obra inquietante que destaca el espectacular debut de su joven intérprete y la aparición hacia el final de Charlotte Rampling, una habitual presencia en películas de Ozon.

Otra de la películas de la principal competencia fue “El pasado” del ganador del Oscar extranjero Asghar Farhadi. Ambientada en Paris y hablada en  francés vuelve a un tema ya tratado en “La separacion“, en este caso un divorcio. La argentina Berenice Bejo (“El artista“) compone a una mujer, cuyo marido regresa de Irán para consumar el acto de terminación de la pareja. Demasiados diálogos y una extensión que supera las dos horas quitan algo de atractivo a una película que tiene demasiados idas y vueltas sin por ello descartar cierto cuidado en las imágenes y un adecuado estudio de las relaciones familiares.

La tercera y ultima pelicula francófona es hasta ahora la mas lograda. “Suzanne“, su título alude al personaje central en otra sorprendente caracterización de Sara Forestier (“Juego de amargo esquivo“). Es la historia de dos hermanas muy unidas de clase media baja francesa a lo largo de veinte años y numerosos Avatares que incluyen la prisión para el personaje de Forestier.   Inauguró la Semana de la crítica y tiene muchas chances de ganar el premio de esta sección.

En definitiva y como primer balance de lo visto hasta ahora se puede afirmar que el cine en lengua francesa continúa dando muestras de su presencia en el Festival de Cannes.