Viaje a la playa

0
9

El 8 de Mayo la orilla del mar se acercó hasta la sala Groove. Allí actuaba “Armadinho” que con sus ritmos cálidos ponía música a la celebración del tercer aniversario del local. Nos lo cuenta: Pierina Fenocchio.

¿Qué más pedir? A mitad de semana, como para romper la rutina diaria, nos deleitamos con Antonio Armando, el cantante brasileño que maravilló a todos en el escenario de este conocido boliche que casualmente estaba festejando su tercer aniversario.

El complejo se fue llenando de a poco, la gente iba acomodándose ordenadamente cerca del escenario y el lugar iba tomando color. Todos ansiosos y expectantes por el comienzo del show pero sin perder esa particular y agradable calma que caracteriza al público reggaero.

Cerca de las 22hs, todas las luces se concentraron en el escenario, sin bandas soportes ni presentaciones, ¡Comenzó el show! Gritos, flashes, aplausos y todo tipo de ovación salía desde el público, plagado de entusiasmo y admiración hacia el personaje en cuestión.
El show arrancó con una sorpresa, un tema nuevo a puro agite y guitarra eléctrica que fue muy bien recibido y luego sonaron los clásicos como “Toca uma reggaera aí”, “Folha de bananeira”, “Semente”, entre muchas otras que retumbaron en el lugar.

La música de Armandinho te transporta, te lleva a la playa con sólo escucharla. Sus letras, el ritmo y la vibra son una fusión que remite constantemente al calor, al sol, al mar, a la arena, al surf y a la “naturaleza”. Ni hablar del idioma, el portugués tiene esa calidez extra que se vuelve un ingrediente esencial en esta “sensación de playa”, podría decir que se vuelve imposible no vivenciar un “viaje acústico” escuchándolo.

“Hago reggae alegre y sin compromisos” expresa Armandinho, quién mejor que él para definir su estilo, tan clara y fielmente a lo que transmitió este Miércoles en el show. Entre las ovaciones, los cánticos y ese portugués argentinizado que provenía del público, se veía y se percibía una banda distendida, que disfruta de hacer lo que hace. Un lindo detalle de parte del cantante era que en muchas ocasiones traducía al español partes de las letras de sus canciones, lo cual demuestra un cierto esmero en “llegar” a su público argento.
Además del reggae agitado, también hubo lugar para el costado poético y romanticón que tiene Armandinho, claro que sin perder el gusto a playa. “Desenho de deus”, “Eu juro”, “Outra noite que se vai” o “Ursinho de durmir” son algunas de esas poesías hechas canción que tocó mientras que la platea femenina disfrutaba envuelta en una atmosfera de enamoramiento, no sólo por las canciones en sí, sino que a este clímax se sumó el carisma y la tan seductora sonrisa del gran Armandinho.

La famosa “Semente” fue la canción que dejo para el final, el público lo acompaño entonando la letra “de pe a pa” con un entusiasmo felizmente desmedido. Así es como terminaba la presentación de Armandinho que dejo un público definitivamente satisfecho. Las luces se apagaron, la gente fue desconcentrándose de a poco para salir del complejo y llevarse en la memoria un show que fue puro calor y alegría.

(*) Para visualizar más fotografías de la actuación, pueden hacerlo aquí y aquí.