Para mí sos hermosa

1
10

El domingo 24 de agosto de 2014,Paula Ransenberg reestrena su  maravilloso unipersonal en el que magia, poesía y teatro son la misma cosa. 

La múltiple y única mujer

“Para mí sos hermosa” es el enunciado de la pura ilusión, la palabra mágica que Harry Vansky sacaba de la galera y pronunciaba para convertir  a ciertos fenómenos de circo en mujeres cargadas de deseo; sus mujeres, las que no saben bien qué ser sin él. Porque un día cualquiera de 1940, en su Hungría natal (donde también nació el otro Harry, el “Rey del escapismo”), en medio de su acostumbrada rutina de escapismo, Harry no sale de la caja que ha permanecido sumergida bajo el agua por más de diez minutos. Sólo él puede abrir el artefacto desde adentro pero nos deja con la duda, las deja con la duda: ¿Está muerto? ¿Escapó, en un sentido no mágico sino mundano y literal? ¿Por qué las (nos) dejó? ¿De quién huía? ¿Qué harán (haremos) sin él? Artimañas del desamor. Artilugios fatales de la existencia: Tanto la magia como el amor pueden fallar.

En escena, Harry es una ausencia presente, es un murmullo constante y condensado que no permite el olvido y obliga a tomar posición: entre considerarlo muerto y aceptar el abandono, ellas prefieren muchas veces la muerte, entre la fantasía y la realidad, abrazan la fantasía (¿Por qué no?). A lo largo de la obra cada una de ellas se definirá en su dolor, en su fe, en la venganza, en la negación, en la persistencia. Diosas o monstruos que deberán ser sin Harry, que tendrán que recuperar la ilusión.

Las mujeres de Vansky son siete (sus asistentes siamesas, su esposa, su amante, una aprendiz, una perfumista y su nieta) pero la actriz es una sola. Paula Ransenberg tiene el fuego entre sus manos y hace con él lo que quiere: poesía, magia y, claro, también teatro. Se desdobla, se multiplica, crece. Es la múltiple y única mujer. Despliega sobre el escenario una enorme cantidad de recursos expresivos que dotan su actuación de un sinfín de matices, tonos de voz, climas y emociones intensas que van de la risa al llanto (y viceversa). Uno tiene ganas de llorar, no porque lo que ve sea triste (aunque por  momentos lo sea) sino porque es bello, tan bello que vale la pena (y las lágrimas). Todo lo que acompaña (vestuario, luces, música, escenografía, la encantadora fotografía) se complementa y  casi se mimetiza con su presencia y otorga verdad y lucidez al conjunto. La belleza de lo monstruoso, la belleza de la pérdida, de la soledad pero también del porvenir.

Para mi sos hermosa es de esos espectáculos que  hacen olvidar todas las malas experiencias teatrales que se hayan tenido e incluso las re significa. Cientos de obras pésimas le serán  recompensadas un domingo a la tarde en una pequeña sala de Boedo de la que seguramente saldrá diciendo, con Sabina, “Qué difícil intentar salir ilesos de esta magia en la que nos hayamos presos”.

La magia, la poesía, el teatro pueden ser mentira pero qué hermosa manera de mentir.

 

Ficha técnica:

Dramaturgia y actuación: Paula Ransenberg Dirección: Marcelo Nacci Escenografía y vestuario: Alejandro Mateo Diseño sonoro: Emiliano Álvarez Diseño de iluminación: Fernanda Ballcels Producción ejecutiva: Carolina Fisscher Asesoría mágica: Daniel Garber  Asistencia: Pablo Guises Fotografía: Alejandro Ojeda Diseño gráfico: Alejandro Ojeda y Miguel Israilevich Prensa: Marisol Cambre Funciones: Domingos a las 17 hs Teatro Timbre 4 , México 3554, CABA.  Reestrebo: Domingo 24 de agosto de 2014

  • Hector

    Corran a verla,el mejor teatrro en su esplendor,vivencia impresionante