Leones

1
12

Aunque algo inflada, Leones trae aire fresco para el cine argentino. Compitió en el último BAFICI y se estrena en la Sala Lugones este jueves

Las búsquedas formalista de Leones, de la argentina Jazmín Lopez, que compite en la sección internacional.seguramente tienen que ver con su relación con el vídeo arte. Egresada de la FUC sus cortos se exhibieron con continuidad en este Festival desde 2007 hasta 2009. Leones, su primer largometraje es una coproducción entre Argentina, Holanda y Francia, y tuvo un estreno al menos raro en el Festival de Venecia del año pasado.

Frases iniciales como ¡Viste que los libros tienen los mismos enemigos que nosotros? El fuego la humedad los animales el tiempo y su propio contenido… o el juego de palabras que le sigue inmediatamente y que va a cruzar buena parte del relato indican una referencia literaria (juego Hemingway), o al menos, una intención de hacer un guión mas literario aunque se quede en un juego de asociaciones, tan arbitrario como las oraciones que se forman: Se atragantó con frutillas, murió de ironía. Por ejemplo.

Leí por ahí una relación con el cine de Piñeiro (El hombre robado, Todos mienten), de quien este Festival guarda todavía el estreno de su ultima película Viola. Sin embargo, mientras Piñeiro tiene claro anclaje en lo textual de tono histórico (Sarmiento, Alberdi), Jazmín Lopez trabaja con las palabras con una libertad cercana a la manera en la que piensa las imágenes  resultado de una cámara que se bambolea siempre detrás de un grupo de personajes que caminan sin rumbo. El conjunto de planos secuencia construido con ellos, a mi juicio, resulta lo más compacto e interesante que tiene la película.

Después, la historia: Leones parte de un guión propio, está ambientada en un bosque  anacrónico y más bien universal, donde van apareciendo un lago, una casa. Algo de Stalker de Tarkovsky también surgió entre medio de este nomadismo sin brújula pero con un mapa criptico obra del artista ex Bienal de Venecia Adrián Villar Rojas, 5 amigos entre los cuales dos son hermanos, deambulan por ese paisaje no nombrado resultado de algo que no sabemos qué es. Mientras caminan van armando esos juegos de palabras, se cuela la grabación de un viaje en auto, hay un baño en un lago, y no más. Cine de una accion retardada donde la estrella es el acontecimiento central: algo pasado, o algo por suceder.

Una dedicatoria final un poco ecléctica a Alejandra Pizarnik, a Kurt Lobain, y Alfonsina Storni y el tema final de Sonic Youth, Do you believe in rapture cierran sentido en torno a la pregunta que la pelicula instala y que no develaremos.