BAFICI 2013: Matou a família e foi ao cinema

0
12

Por más que reniegue, Júlio Bressane es considerado uno de los representantes de lo que se llama “Cinema Marginal”, un grito a la tradición cinematográfica tradicional que tuvo lugar en los años ’60 de Brasil. Con más de veinte películas, Matou a família e foiao cinema es uno de los hitos dentro de su filmografía.

El que avisa no traiciona: Matou a família e foi ao cinema empieza con un hombre que mata a su familia y, acto seguido, va al cine. Allí nos hacemos espectadores de la película que el asesino va a ver y cuya temática comienza a reflejarse y expandirse en los otros personajes. Lo que une a los diferentes niveles cinematográficos es la asfixia producida por una rutina que ahoga y  oprime la cotidianeidad por la insatisfacción del presente. Repetición de un mismo instante en diferentes familias, el asesinato es el único acto liberador y por lo tanto es recibido como una fiesta, con flores, bailes y caricias.

Por último, en una película de pocas palabras, la música se encuentra un papel principal introduciendo la ironía a la tragedia, en donde el espectador se encuentra moviendo los piecitos que acompañan la armonía de las risueñas canciones a la par que ocurren todos los parricidios.