Cruces entre el INCAA y las asociaciones de documentalistas

0
11

Luego de la marcha convocada ayer por DOCA (Documentalistas Argentinos) en oposición a la nueva resolución del INCAA (Instituto Nacional de Cienn y Artes Audiovisuales) que reunió frente a las puertas del Instituto a realizadores de la propia entidad gremial, así como también a independientes, Liliana Maruze respondió a los dichos de las asociaciones de documentalistas.

Mazure, acompañada por Lucrecia Cardozo, vicepresidente del INCAA, y Bernardo Bergeret, gerente de asuntos internacionales, señaló que “estas mismas asociaciones que hoy presentan esta queja están rechazando la democratización de un sector que está corporatizado y que quiere decidir qué se hace y qué no se hace”, sintetizó Liliana Mazure a Télam. “La resolución 982/13 habla de cómo cambió el sector que da subsidios a documentales, que creció muchísimo, sobre todo, a nivel federal”, expresó también la presidenta de la entidad. En el mismo sentido, añadió que “como el sector creció hay gente que está por afuera de esas asociaciones y es interesante ver lo que se presenta y por eso nos parece saludable renovar un comité de seis personas que está viendo más de 400 proyectos por año”. Haciendo eje en la protesta, insistió con que “la modificación de los comités es lo que generó esta reacción, ya que los comités, que son los que seleccionan los films que reciben subsidios, están integrados por personas que eligieron las asociaciones y que están en esos cargos desde hace dos años y más”. Mazure reflexionó que “después de estar cinco años acá y conociendo profundamente el sector, digo que este cimbronazo nos alegra porque nos parece que nos saca de una mecánica rutinaria que ya estaba anquilosada y porque teníamos personas que presentaban hasta 10 proyectos por año”.

Mazure subrayó además que “los que producen documentales para TV tienen mucha mejor calidad, mucha mejor dinámica y con temáticas mucho más interesantes y esta es solamente una observación de quiénes vemos lo que está pasando”. Esto último da cuenta de una confusión muy grave de parte de la titular del INCAA y de la orientación de las políticas públicas audovisuales que pretende comandar el organismo que  preside: para Mazure el cine es sinónimo de televisión o en todo caso debería subordinarse a él. Por último, la cineasta que comanda el INCAA, redondeó que “nunca hubo una política audiovisual de ayuda como esta en la Argentina y no la hay actualmente en el mundo y todo eso está en el marco de lo que se hace en el país a nivel general”.

Por su parte, algunos documentalistas nucleados en DOCA salieron al cruce de las declaraciones de la titular del INCAA.  Según se pronunciaron los documentalistas de Contraimagen/TVPTS, Javier Gabino y Gabriela Jaime, realizadores de “Memoria para Reincidentes” y “Esma, memorias de la resistencia”,  la presidenta del INCAA Liliana Mazure “no sólo desoyó el reclamo del sector, sino que respondió con mentiras y falsos argumentos”.  Ellos señalaron que Mazure “en sus declaraciones plantea que es un reclamo corporativo porque no toma en cuenta a los realizadores que no se organizan en las seis asociaciones de documental, ni los que son de las provincias. Esto es falso ya que el actual régimen de producción documental que defendemos ha permitido en sus 5 años de funcionamiento la realización de más de 150 películas de realizadores independientes de todos los puntos del país, sean o no integrantes de asociaciones, hecho que está claramente expresado en la variedad de temáticas y estéticas de las obras.”

Asimismo, denunciaron que “la nueva resolución plantea un tope de 40 proyectos por llamado a concurso, lo que por el contrario cierra y restringe la posibilidad de producción”. Por otra parte respondieron a los dichos de Mazure citados más arriba en relación a los documentales producidos para televisión.  Los realizadores de Contraimagen/TVPTS respondieron a estos dichos al señalar que “con estas palabras la presidenta del INCAA muestra sus verdaderas intenciones. El régimen  para televisión que Mazure toma de ejemplo implica un claro control ideológico mediante la imposición de un tutor designado por los funcionarios oficiales y además implica mayor precarización por los ajustados presupuestos. Con estos dichos Mazure deja en evidencia que será una decisión del INCAA  y sus funcionarios lo que el Estado considerará como temas interesantes. Por supuesto que Mazure no avalará temáticas como la megaminería, los pueblos originarios, las luchas de trabajadores, entre otros”

Por último, Gabino y Jaime denunciaron “El Instituto de Cine que maneja Mazure es un espejo de la política oficial, del kirchnerismo, donde los funcionarios digitan las resoluciones y manejan los fondos de forma antidemocrática para garantizar que los subsidios sean para las grandes empresas y los amigos de siempre”.

Gabino y Jaime, que son también miembros de la Comisión Directiva de DOCA, plantearon que habrá nuevas movilizaciones porque esta lucha recién comienza.