BAFICI 2013: Manha de Santo Antonio

0
9

Una danza de Zombies.

El 13 de junio es en Portugal el día de los enamorados, y esta vez el día siguiente es un feriado, por lo que la ciudad está vacía, un avión la cruza y un auto pasa a toda velocidad.

De pronto comienzan a salir de las bocas de los subtes y en cámara lenta -hombres y mujeres – jóvenes- destruidos por el festejo de la noche, vomitando una y otra vez en las escaleras y  en las calles como zombies, sin saber hacia dónde van.

Según cuenta la tradición los enamorados se regalan pequeñas macetas de albahaca con banderitas y claveles de papel.

25 minutos paseando por una Lisboa desierta, como en una danza interminable con planos recortados, como si fueran muertos o fantasmas. Estas personas no son en realidad almas en pena, sino jóvenes que vienen de pasar una noche de excesos como si fuesen los restos de sí mismos, lo que queda de ellos después de darle curso a todo, perdidos, enajenados.

Esto que acontece en Lisboa, y que sucede en la festividad de San Antonio, puede pasar en cualquier capital del mundo en donde se consumen en una noche todas las energías que tienen, como si fuese la última de sus vidas: Una gran danza de muertos en vida, que se repiten en cada fin de semana.