BAFICI 2013: La Paz

2
13

Santiago Loza vuelve a competir en el BAFICI.

Hace dos años la Asociación de Cronistas Cinematográficos otorgó por unanimidad a “Los labios” (codirigida con Iván Fund) su premio a la mejor película de la sección local del BAFICI. Este periodista integró dicho jurado y viene siguiendo con interés la carrera de uno de los más prolíficos directores de cine local (siete largometrajes en 10 años).

“La Paz” gira alrededor de la vida de Liso (Lisandro Rodríguez), un hombre joven con severos conflictos, en un mundo donde predominan los personajes femeninos.

Ya en la escena inicial se lo ve abandonando la clínica psiquiátrica donde estuvo internado y despidiéndose efusivamente de su terapeuta. Acto seguido será la  madre (Andrea Strenitz) quien le prodigue cariño en la casa en actitud que alguien podría calificar como incestuosa. En verdad no parece serlo, sino más bien la reacción protectora de su progenitora ante quien tuvo un episodio grave que el espectador irá descubriendo a medida que avanza la trama. El reencuentro con su ex pareja arrojará alguna pista, cuando ésta le endilgue no haberse comportado bien con ella y diciéndole: “no sos consciente de lo qué me hiciste”.

La película está dividida en ocho partes o capítulos y el segundo, denominado “La moto”, introducirá a la abuela (Beatriz Bernabé) viajando con Liso en su vehículo preferido. Habrá espacio aún para otros personajes femeninos como el de Sofía, que se prostituye para costearse sus estudios de abogacía y el de Sonia, la chica nacida en Bolivia, que trabaja como doméstica en la casa familiar. Justamente será esta última la que, de alguna manera, justifique el nombre del film al aludir por un lado a la ciudad donde vivía (y a la que añora regresar) y por el otro a la sensación de calma y serenidad que le transmite al joven protagonista. Contrasta fuertemente con el trato que el padre de Liso (Ricardo Félix) le prodiga a un personaje en busca de una salida.

Una película simple de Santiago Loza que destaca parejas interpretaciones y diálogos creíbles y que gustó mucho en la reciente Berlinale.