BAFICI 2013: AB

0
10

Si hay algo que confirma una vez más el talento y sensibilidad de Iván Fund, -en este caso acompañado de Andreas Koefoed- es su enorme capacidad de emocionar con los pequeños actos de la cotidianeidad, que por otra parte es el lugar poético por excelencia

El amor se parte y reparte

La idea de sus directores fue filmar con Araceli Castellanos Gotte y Belén Werbach, con las que ya había trabajado Iván en Hoy no tuve miedo. La relación de amistad entre ambas fue lo que disparó la idea de homologar de algún modo el sentimiento entre las dos dentro del film.

Parte A: Dos primeros planos inician este film donde estas entrañables amigan nos cuentan cómo se conocieron y cómo disfrutan de esa convivencia. Su perra acaba de parir y deben ubicar a sus sietes cachorros en el pueblo donde viven. En un clima relajado, y con una ternura especial, -que pasa también por el amor a los animales- van tocando puerta por puerta para poder ubicarlos a todos. Paralelamente como en casi todo pueblo, pasada la adolescencia siempre hay un planteo entre quedarse o irse  a la capital, y una de ellas en particular tiene el deseo de realizarlo con su novio, quien tiene una banda de música. Y la otra se debate entre entrar o no a un convento.

AB se mueve en la frontera entre el documental y la ficción, que son resultado del cruce entre las preferencias de género entre sus realizadores.

Parte B: Un discurso en off acompañado por imágenes entre ellas, cuyo texto pertenece a Santiago Loza y que es un canto al amor en todas sus facetas y sentidos. Cargado de significados, inusual, profundo, y espiritual. Un canto de celebración al  hecho de estar vivos, y de sentirse consciente de que muchas veces existe un deseo inmenso de dar amor, más que de recibirlo. Porque de eso se trata.

Celébro que este film haya sido programado en Competencia Argentina!