THE CURE

0
11

Gran recital con cuarenta temas y más de tres horas de duración

 

Pasaron veintiséis años desde la anterior y muy accidentada presentación de The Cure en la Argentina. El grupo liderado por Robert Smith interpretó un total de cuarenta temas en más de tres horas, que quizás sea un record para recitales de grupos del exterior. Ni siquiera Paul McCartney los supera pese a que en su relativamente reciente presentación estuvo dos horas y cuarenta y cinco minutos frente a su público.

Lo primero que puede afirmarse es un cálido reconocimiento a la banda que permitió a los entusiastas espectadores recorrer la larga trayectoria que  inició su carrera con el single “Killing an Arab” en 1979 y que curiosamente cerró el show. Inmediatamente antes se escuchó “10:15 Saturday Night”, integrante de “Three Imaginary Boys”, su primer “LP” del mismo año. 

El concierto empezó a las 21:30 con tres canciones seguidas (“Plainsong”, “Pictures of you” y “Lullaby”) de “Disintegration”, su octavo DVD, a la que siguió poco después “Lovesong”. Luego fue el turno de “In Between Days” “Just like Heaven”, dos de sus mayores hits.

Para no dejar dudas de que el recital iba a recorrer el grueso de su trayectoria  le siguió en seguida “Sleep when I’m dead” de “4:13 Dream Nº 13”, justamente el disco número trece y último hasta ahora en su extensa carrera discográfica.

A mitad de camino fue uno de los momentos más celebrados cuando ejecutaron “Friday I’m in Love”, que en opinión de este cronista sigue siendo una o quizás la mayor de sus obras. El público enfervorizado acompaño con su voz la letra de este famoso éxito de inicios de los ’90.

Luego de unos veinticinco temas y en dos oportunidades, la banda integrada por Simon Gallup (bajo), Jason Cooper (batería), Roger O’Donnell (teclados) y Reeves Gabrels (guitarra) además de su líder Robert Smith, se retiró por un breve tiempo para interpretar a su regreso algunos de sus hits más populares. Así se pudo escuchar “The Lovecats”, “The Caterpillar” y sobre todo “Close to Me”. Y ya cerca del final “Let’s go to Bed”, “Why can’t I be you” y “Boys don’t Cry”, probablemente la otra más famosa junto a “Friday…”.

Un dato significativo fue que al concluir el tema número cuarenta en momentos de despedirse Smith lo hizo diciendo: “See you soon again” y que el público, cosa no habitual, no pidió ningún bis. Se comprende que no lo haya hecho luego de tan generosa entrega de la banda. Y un dato adicional: de su famoso y extremadamente recomendable “Greatest hits” de 2001, en dos DVD, con dieciocho temas en dos versiones (la segunda acústica), sólo faltaron tres. Prueba de lo completa que fue la selección de un recital difícil de olvidar.