BAFICI 2013: Playback

1
8

De lo mejor de la Competencia Oficial Internacional hasta ahora.

Este documental co-realizado por el suizo Antoine Cattin y el ruso Pavel Kostomarov fue filmado el año pasado y llega ahora a la Competencia Oficial  internacional, apenas dos meses después de la muerte del director ruso Alexei German.

Trata sobre la filmación del que sería el sexto largometraje del afamado realizador de películas importantes como “Dura prueba bajo sospecha” y “Mi amigo Iván Lapshin”, ambas estrenadas localmente y de “Krustaliov, mi máquina!” de 1998.

Difícil ser Dios” no pudo ser terminada por German, aunque no habría que descartar que algún otro director la complete.  Está basada en una obra temprana de los hermanos Arkadi y Boris Strugatski, entre cuyas novelas de ciencia ficción se encuentra “Picnic extraterrestre” que fue la base del film “La zona” (“Stalker”) de Tarkovski.

Playback” refiere a la visión que hacían virtualmente en forma diaria de las escenas filmadas del film incompleto el equipo de producción, pero su centro es la personalidad de German, tirano y genial. El maltrato a sus actores, amenazando incluso al principal Leonid Yarmobnik, no se detiene ni siquiera con su esposa, que hacía de coguionista y asistente. En algún momento incluso afirma que ella no lo va a abandonar mientras siga haciendo cine.

La obra que estaban filmando trata sobre un terráqueo que es enviado a otro planeta para investigar el comportamiento de sus habitantes y gobierno. Cattin, el suizo que hace varios años filma en Rusia deja entender (habla claramente en ruso) que habría más de una lectura de un aparente film de ciencia ficción. Y el propio German enfatiza dicha opinión al referirse al actual gobierno en Rusia y a la posibilidad de que se transforme en (o ya sea) un régimen fascista (aplicable perfectamente a otros países, caso Hungria por ejemplo).

Este notable documental de apenas 67 minutos se constituye en lo mejor visto hasta ahora en la Competencia Oficial. Se podría decir mucho más pero basta con señalar los rostros increíbles de algunos de los actores y numerosos extras utilizados en la filmación inacabada, para afirmar la necesidad de no perderse esta joya, delicia de cinéfilos.