BAFICI 2013: Arraianos

2
9

Películas como esta son las que contribuyen a afirmar el BAFICI como otro espacio para provocarnos visualmente de un modo crítico y sensible.

Arraianos es una película que puede pensarse entre los post géneros posibles, entre el documental etnográfico, el acto político y la libertad expresiva.

El film presenta a un grupo de personajes que exhiben a cámara su estar en el mundo, que fluye sin interrupciones en un continuo de lo público y lo privado. Hablan de su relación con el paisaje y el entorno húmedo y perdido en la frontera entre Galicia y Portugal que transforman para vivir, de una naturaleza que a pesar de todo brilla en su esplendor y en cierta manera los increpa, de la que se sienten responsables y sobre la que, maravillosamente, filosofan. Las escenas de las dos mujeres gallegas que dialogan sobre el andar, el camino, la lucha, la toma de decisiones, el pino y el castaño, tiene un vuelo tan existencial que estremece, y en lo personal quedará registrado entre lo más logrado de lo que pueda captar una cámara. Pocas escenas tan bellas de este nuevo cine del que Eloy Enciso parece formar parte, tan estéticas por lo sensible y al mismo tiempo tan re-estetizadas desde lo político, tan de pulso vital de una polis íntima, en vías de extinción y a contrapelo de lo que las políticas de las imágenes de la globalización exige.

La vida de estos poblados es sobre todo vida comunitaria, es decir, construcción de relatos comunes, transubjetividad. Al mismo tiempo, cierta comprensión de una historia posible que nos incluye/a les hace manifestar a estos seres que allí están como único modo posible de resistir y andar.

Integrando la nueva sección Vanguardia y Género, paradójicamente, esta película puede pensarse como un ejemplo más de la disolución de los géneros y las vanguardias. El nuevo nombre que sustituye al tradicional Cine del Futuro plantea cada una de los dos términos, Vanguardia y Género, como extremos de una polaridad posible, según explican quienes llevan adelante este Festival en la página web. Que conceptualmente cine de vanguardia y cine de género sean términos extremos es algo totalmente discutible desde lo teórico. Es más, podríamos decir que esta discusión forma parte de muchas de las cuestiones estéticas que hoy se están intercambiando dentro del campo de las artes audiovisuales. Pero no es interés de esta nota establecer este debate, ya que seguramente la elección obedece a cuestiones muchos más pedestres relacionadas quizás con la necesidad de afirmar cambios de manos administrativas y políticas, que tampoco interesan aquí. Si mencionamos esto es solo para retomar la sugestiva frase “cine del futuro“, en tanto provoca un pensar desde categorías como espacio y tiempo, cuyas tensiones contemporáneas en los modos de representación visual pueden ser claves para entender buena parte de lo que este tipo de cine y de festivales propone.

Porque es muy posible que parte de lo que nos inquieta de Arraianos sea su posibilidad de problematizar temporalidades como planos de aproximación subjetivos, el futuro, el pasado y el presente, en tanto la locación tiempo-espacio de lo observado, que a momentos resulta anacrónica y romántica, a momentos distópica, a momentos heterotópica, heterocrónica y lo que nos guste decir, pero en todos los casos es sentida a la vez como igual a la de tantas comunidades y a la vez diferente, en la realidad que asevera contar y en la ficción que construye.

Entre el documental etnográfico, el acto político y la libertad expresiva. Entre la afirmación comunitaria y un contenido similar al de muchas videoinstalaciones que podemos ver en las bienales de arte contemporáneo, donde el giro entre lo local y lo global y la poética del pequeño gesto suele ir de la mano de la deconstrucción crítica de los culturalismos posibles, Arraianos es una muy buena experiencia de transitar, totalmente recomendable que dispara felices sensaciones y dudas.

Trailer aqui

 

  • Tan pictorica esa foto! Y el trailer con la cancion de los gallegos en el bar. Disfrutenla!