BAFICI 2013: Ricardo Bär

0
13

Documental argentino fuera de lo común.

- Publicidad -

Una decisión radical

Un documental fuera de lo común en especial por su temática, que hace que prevalezca la libertad, donde el lugar del realizador físicamente no aparece en ningún momento, sólo en una narración que va  y viene desde el presente al pasado, operando desde el interior contando en gran parte la historia en off.

El tema elegido es la vida de Ricardo Bär quien pertenece a una colonia Bautista llamada Aurora, que se encuentra en la zona de Misiones. En primer momento Bár no compone, aunque al final de alguna manera puede decirse que actúa. Ricardo se encuentra en una bisagra en su vida, que es prepararse para ser pastor. Ese momento de transición y el acto de conseguirle una beca es la estrategia que los directores eligen para construir es el documental.

Este pueblo y esta comunidad está compuesta por alemanes que vinieron para armar una nueva vida en la Argentina y -Nele Wohlatz- lo es también. Ambos directores muestran las creencias de una comunidad que parece provenir del siglo XIX. Por lo que es casi imposible imaginarla casi aislada del mundo que la rodea, al menos en la Argentina. Es como un gheto cerrado,  que se parece “a  Un mundo feliz” de Aldous Huxley en algún sentido. Ya que no parece contaminado por lo que lo rodea, o la religión tiene un peso tan fuerte en su forma de percibir el mundo, que los hace inmunes. Considero que sus realizadores han tenido un gran control sobre lo filmado y respetado una ética en ella.

Claramente la religión es la que rige su rumbo, pero contrariamente a lo puede suponerse la gente vive y disfruta de una vida casi bucólica donde las tareas diarias, la alegría de estar vivo, la solidaridad se hacen presentes todo el tiempo. Lo que opera como un verdadero contraste a lo que vemos todos días, y este  hecho no pertenece a un mundo imaginario. Los espectadores somos testigos de lo que está más allá de nuestra comprensión, por lo cual hay que sopesar esta realidad, que nos es totalmente ajena, pero que se encuentra en nuestro país, ya que este no es un mundo metafórico.

Hay que señalar que sus directores tuvieron dificultades con los lugareños para realizar su trabajo, incluso con el idioma, ya que hablan en portuñol. Un registro, que se suma a otro tipo de enfrentamientos.

Sabemos, que tanto la Biblia, como el Corán, o el Manifiesto Comunista son tres obras, que han dejado un rastro de sangre entre otras cosas. Pero Ricardo Bár no se mete con ningún tipo de reflexiones o ideologías simplemente se limita a mostrar esa comunidad y a contar la vida en particular de Bár y el proceso del pensamiento de este hombre, permitiéndonos reconstruir la argumentación que propone, logrando un muy buen trabajo.