Arranca el BAFICI

0
7

Mañana comienzan las funciones del 15 Festival Internacional de Cine Independiente de Buenos Aires. Esta sección presenta estrenos que van a ocupar el horario central de proyección y promete muchas sorpresas en el marco del 15 BAFICI.

A continuación, la sinopsis de cada film seguida de los días y horarios de proyección.

Bloddy Daughter, de Stéphanie Argerich.
“Soy la hija de una diosa”, bromea en un momento de Bloody Daughter Stéphanie Argerich. ¿Bromea? Exagera, apenas: casi ningún amante de la música clásica dudaría en ubicar a mamá Martha (nacida en Argentina, pero desde hace décadas ciudadana del mundo, o más bien de la música) en el Olimpo reservado a las y los mayores pianistas del planeta. Stéphanie, la menor de las tres hijas que Argerich tuvo con tres maridos distintos, aprovecha su posición privilegiada (y la cámara que su madre le trajo de una de sus mil giras) como compañera de viaje por Polonia, Japón, Italia y unos cuantos países más para capturar rarísimos momentos de esa intimidad que la artista siempre se esforzó por preservar. ¿Dónde más podrían ver a Argerich en pijama, recién levantada, hablando trivialidades acerca de los desayunos? ¿O paseando por el Jardín Botánico de Palermo y mirando viejas fotos familiares? Claro que, como en cualquier relación madre-hija, no todo es color de rosas y en Bloody Daughter está uno de los momentos más genuinamente tristes del Festival, que tiene que ver con Lyda, la primera hija de Argerich.
Ma 16, 20.35, V. Recoleta 4.
Ju 18, 22.50, V. Recoleta 4.
Do 21, 18.00, V. Recoleta 4.

 

El crítico, de Hernán Guerschuny.
Esta es la historia breve y agridulce de un momento en la vida del crítico de cine Víctor Téllez (Rafael Spregelburd), en el que la discusión acerca de cuán mala es la película que acaba de ver, con el eterno bar de la esquina como telón de fondo y la compañía de un grupo de contertulios sacados de una improbable versión de The Big Bang Theory escrita por José Pablo Feinmann, queda de lado para que su agrietado corazón empiece a experimentar otro tipo de latido. “Mierda. Estoy atrapado en una comedia romántica”, dice Téllez, y es eso lo que le pasa: conoce a una mujer (Dolores Fonzi) que no sólo se mete en su vida como un torbellino, sino que además lo arrastra a vivir en el género cinematográfico maligno por excelencia. En su película debut, el crítico Hernán Guerschuny demuestra saber mucho de ambos géneros, la comedia multicolor y la crítica de cine gris, y se anima con una historia romántica sin medias tintas que es a la vez familiar y atípica, osada y sentimental.
Ju 11, 20.00,  V. Recoleta 6 y 8.
Vi 19, 22.50,  V. Caballito 7.

 

El gran simulador, de Néstor Frenkel.
Al igual que su inmediatamente anterior Amateur, El gran simulador se centra en un personaje singular, apasionado por lo que hace. Pero René Lavand no es un amateur, es un profesional: de la ilusión, de las cartas, de contar historias. Un gigante histórico de la cartomagia que construyó su carrera y su inmenso prestigio internacional con solamente una mano, la izquierda (la derecha la perdió en un accidente). Pero esta circunstancia y muchas otras son relatadas por Lavand con un halo de misterio socarrón, con la gracia y el dominio del que sabe que divierte, que distrae, que hace creer en lo imposible con tal habilidad que derrota toda desconfianza. Frenkel se mete en la casa del ilusionista, lo sigue, lo deja seducir con su arte (también en extraordinario material de archivo), y consigue una cercanía que nos permite acceder de forma privilegiada a la vida de Lavand. Es decir, a la vida que el ilusionista dispone ante nuestros ojos y ante la cámara de Frenkel. Todo lo que vemos es verdad, lo que no podemos asegurar –felizmente– es que sea cierto. Do 14, 20.30, V. Recoleta 5 y 7
Mi 17, 23.10, V.  Recoleta 7
Sa 20, 17.20,  V. Recoleta 5

 

El Olimpo vacío, de Pablo Racioppi y Carolina Azzi.
La película política argentina más poderosa en muchos, muchísimos años, se apoya en la figura de Juan José Sebreli, pero logra trascenderla, tal como hace el autor de Los deseos imaginarios del peronismo con los temas de sus mejores libros: pasan a ser una piedra de toque, una excusa (gigante, sí, pero con su carga de accidente a cuestas) para ir y venir por la Argentina y sus dilemas, por este país orgulloso de casi todo aquello de lo que debiera estar avergonzado. A partir de los “mitos” patrios Gardel, Evita, Che y Maradona (que como recorte nacieron para este documental gracias a una idea de los directores, luego fueron adoptados por Sebreli para su libro Comediantes y mártires y, finalmente, terminaron como estampitas en el pabellón nacional de la Feria del Libro de Frankfurt), la película dialoga con Sebreli sobre la historia argentina reciente y lo hace con una potencia y un desparpajo extraordinarios, apoyándose en un uso muy pocas veces visto (en un estado de sampleadelia casi dionisíaco) de archivos de todo tipo.

Sa 13, 20.45, V. Recoleta 6 y 8
Ma 16, 22.30, A. Belgrano 3
Mi 17, 17.25, A. Belgrano 3 

 

Lazos perversos, de Park Chan-wook.
Lazos perversos es la primera película de Park en inglés, pero eso no lo ha frenado para nada. Se trata de un oscuramente divertido y deliciosamente depravado riff de La sombra de una duda de Hitchcock, en el que una joven establece un vínculo con su tío asesino serial. El título (Stoker) es un guiño al creador de Drácula, Bram Stoker, pero Charles Stoker, el personaje interpretado por Matthew Goode, no es ningún chupasangre, al menos no literalmente. El tío Charlie es un viajero del mundo, un muñeco Ken que visita por primera vez a su sobrina India (Mia Wasikowska) y a su madre Evelyn (Nicole Kidman). La ocasión es un funeral: Richard Stoker (Dermot Mulroney), el marido de Evelyn, padre de India y hermano de Charlie, murió en un accidente de auto. Todos parecen trastornados, excepto el tío Charlie, que exuda una tranquilidad muy extraña. A medida que las emociones hacen erupción, también lo hacen el sexo y la violencia. ¿Cuán inapropiadamentecerca estaba India de su padre? ¿Cuánto se acerca ahora a su tío? Park ha construido un invernadero de tensión erótica que está preparado para explotar. Para algunos, todo esto será demasiado. Que se jodan. El objetivo de Park es romper las formas, no satisfacerlas. Tomen Lazos perversos como lo que es: un thriller de una belleza salvaje.

Vi 12, 20.30, V. Recoleta 9

Los posibles, de Santiago Mitre y Juan Onofri Barbato.

Santiago Mitre codirige su primer movimiento tras El estudiante junto al coreógrafo Juan Onofri Barbato. Aunque hubiese resultado pertinente decir “su primer film-narración-aventura-película-peliculón tras El estudiante”, la palabra movimiento le queda pintada a Los posibles, el trabajo más arrolladoramente cinético que el cine argentino ha dado en muchos, muchísimos años. Se trata de la adaptación del espectáculo de danza alumbrado por Onofri junto a un grupo de adolescentes que llegaron a la Casa La Salle, un centro de integración social ubicado en González Catán, buscando resguardarse de alguna penuria. Ya como Los posibles, la obra se estrenó en el Tacec de La Plata y luego llegó a la sala AB del Centro Cultural San Martín. Ahora deslumbra desde la pantalla al cine, con una musculatura extraordinaria y un corazón enorme: Los posibles es una rapsodia de cuerpos curtidos y emociones más rasgadas aún, precisa y emocionante, nuestra demorada, necesaria y resplandeciente Amor sin barreras.

Mi 17, 20.40, V. Recoleta 6 y 8
Vi 19, 23.20, A. Belgrano 3
Do 21, 13.10, A. Belgrano 3

 

Máquina de sueños, de Andrés Di Tella y Darío Scharzstein.

En este trabajo de codirección documental, Andrés Di Tella y Darío Schvarsztein examinan de manera sensible y precisa las motivaciones y los procesos creativos de tres artistas contemporáneos mexicanos de gran repercusión mundial: Pedro Reyes, Carlos Amorales y Minerva Cuevas. Si bien la obra de cada uno de ellos responde a un universo creativo totalmente distinto, hay preocupaciones de índole sociopolítica y ligadas a la realidad de su país que parecen atravesar a todos. Lo interesante es, justamente, ver cuáles y cómo son los caminos que cada uno de ellos recorre, que permiten pensar en los modos de representación y en los dispositivos que cada uno de estos artistas pone en marcha a la hora de activar su “máquina de sueños”. El film se inicia y concluye con un acordeonista que nos interpela con una mirada. Al comienzo, parece preanunciar el problema de la mirada como tema y eje del trabajo. Hacia el final, esa misma imagen se vuelve una pregunta acerca de nuestra ubicación frente a los problemas éticos, estéticos y políticos que esta película, a través de los mundos de los artistas aquí representados, nos plantea.

Lu 15, 20.55, V. Recoleta  7
Ju 18, 17.20, V. Recoleta  7