Contrarreloj

0
10

Una película de Simon West: Clase B que se estrenó ayer en Buenos Aires.

 Contrarreloj es la historia de un experto ladrón, que comienza con una música a lo 007. Los primeros 15 minutos – un gran robo a un banco-  es lo mejor que tiene el film. Hecho que le va a costar 8 años de prisión a Will Montgomery (Nicolas Cage), quien cuando sale de la cárcel lo hace con la idea de cambiar de vida, y recuperar a su hija, que ya es una adolescente. Pero esta será raptada y él hará todo para salvarla.

El tema es que a partir de allí  pasa a ser una especie de héroe insoportable, y el film comienza a decaer narrativamente… escenas inverosímiles, pero no al estilo 007. Algo así como un thriller donde la emocionalidad, juega un papel importante, pero al mismo tiempo carece de sutileza. Y por otra parte tampoco es que exista un deseo de ironizar o parodiar al héroe. No es una mala idea por cierto emocionar al espectador, eso es justamente lo que hace el buen cine.

Si bien es cierto que algunos thrillers americanos se pierden en una compleja trama insoportable, y acá hay un deseo de síntesis argumental, no logra lo que supuestamente quiere. No obstante no pierde el clima de acción desde el comienzo al final, y  hay que rescatar la idea de incluir el contexto de los carnavales de Nueva Orleans, ya que contribuye a la estética, y al ritmo.

El malo de película está representado por Josh Lucas, compañero del atraco inicial, cuya actuación de desquiciado total sí es creíble y digno de mencionar. Da miedo de verdad.

Contrarreloj seguramente entretendrá a más de uno de los amantes de este tipo de género. Donde Cage, cuya interpretación no es mala, sino que resulta pesada,- porque  pretende componer más bien a una estrella infalible- divertirá a más de un espectador acostumbrado a estas producciones.