Tragaperras, Dolores May

1
12

La artista argentina presentará en FLAVIA 2013 una obra inédita, que reflexiona sobre tópicos que sabe recorrer: la madurez, el cabello, los estereotipos y la poética de lo inescrutable disfrazado de azar.

Tragaperras, pieza de videoarte dirigida por Dolores May (1´47 min, 2013), material totalmente inédito, es uno de los estrenos que promete la próxima edición del FLAVIA 2013 que tendrá lugar en el CCBorges este 19 de abril.

En ella, una palanca accionada dispara combinaciones que casi resultan un límite entre la aceptación de la vejez o el azar salvador. Vuelve así a un tópico en el sistema de obra de esta artista que la conecta con la reflexión crítica (en clave de humorada) sobre el tema de la mujer, los cánones de apariencia en la etapa de madurez y sobre todo, la relación con el propio cuerpo, contradictoria y conflictiva, como ya ha reflexionado creativamente con su instalación Pájaros en la Cabeza, que realizara en 2012 en La Habana.

En esta nueva obra aparece un elemento muy interesante que conecta con lo arbitrario o lo necesario de ciertas cosméticas: el azar, o el presunto azar de una máquina tragamonedas, que en la versión de Dolores retoma su nombre español, Tragaperras, connotando además la cuestión de la mujer madura que deja de ser una “perra”, dentro del estereotipo circulante, y que puede resultar “tragada” si no recibe el baño de Koleston necesario para tapar sus canas y disimular su edad.

La propia artista acerca la memoria conceptual de su obra, que ilustra perfectamente lo que ella quiere contar:

TRAGAPERRAS”:  aparato que funciona automáticamente, mediante la introducción de una moneda, especialmente la que da premios en los juegos de azar. Existen adictos a las tragaperras

                                                                                                                                                                                                                      Si para todo hay término y hay tasa                                                                                                             y última vez y nunca más y olvido
quién nos dirá de quién, en esta casa,
sin saberlo, nos hemos despedido?                                                                                                                                              Jorge Luis Borges

 

Aída, Emy, María, Peggy, decididas a ser bellas y a jugar. Obedientes al slogan “Las canas hablan de vos, hacelas callar” del envase de la tintura, colorean sus cabezas con rojos pasionales, granates profundos, escarlatas intensos.  Las tinturas, al igual que los juegos de azar suspenden la conciencia del paso del tiempo.

María, frutitas, frutitas, Emy.                                                                                                                             La vejez, un antecedente de la muerte?  Uno de los tantos instrumentos tan extraños que el destino o el azar nos deparan. El tiempo es “irreversible y de hierro” dice Borges, y es éste tiempo el que finalmente nos destruye cuando llega el punto final de su trayectoria, el de la muerte.

Frutitas, Peggy, Peggy, frutitas.                                                                                                                        El azar decide quién juega, quién sigue jugando, quién queda descalificada y, como en el juego de la vida, quién no juega más.                                                                                                                                            La muerte es el destino que todos compartimos.

Emy, Emy, Emy, Emy.                                                                                                                                Tiempo y muerte son elementos primeros que hacen al hombre, cuando la muerte acontece, el tiempo llega a su fin.                                                                                                                                                             Game over.                                                                                                                                                          La máquina sigue su secuencia, todo termina y todo vuelve a empezar.

Peggy, María, Peggy, María