Luz Delorenzini: Thinking outside the box, en Mi Micromuseo

3
13

Primer exorcismo corporativo titula su muestra esta joven artista en Mi Micromuseo, interesante concepto en relación a espacios de exhibición no tradicionales, que suma a lo que pareciera ser un repetitivo circuito de producciones curatoriales porteñas.

- Publicidad -

THINKING OUTSIDE DE BOX: Primer Exorcismo Corporativo

12 AÑOS
4100 DIAS
32.800 HORAS
12.300 CAFES
16.400 CONFERENCIAS
125.000 MAILS ENVIADOS
2.910 TAXIS
320.000 LLAMADAS
8.500 REUNIONES
17.300 REPORTE
272.000.000 FACTURADOS
5.550 CAPACITACIONES
27 VIAJES DE NEGOCIO
3 AMIGOS
4 AMANTES

Dice la artista:

“Esta es la primer muestra de una serie de trabajos que se centran el la vivencia de una persona en una oficina dentro de una corporación. Esa vivencia, mi vivencia, es la que quiero contar. Lo que me paso a mi en ese lugar. Figuras recortadas, encerradas, enroscadas, viviendo una rutina detrás  de la cual se encuentran ellos mismos inexplorados, talentos desperdiciados al servicio de un sinsentido”. Luz Delorenzini.

Luz Delorenzini, como explica en la memoria descriptiva de su obra, es una artista contemporánea que ha cambiado el paradigma laboral alienante de la gran corporación hija de los 90 por la vida artística como productora de micro transformaciones personales.

Para ello pone en juego el archivo acumulado en la experiencia. Es sabido por todxs que los artistas que logran en Argentina vivir de la venta de su obra (sea terminada o en proceso) son contados con los dedos de la mano. De Lorenzini habla de esa esquizofrenia de la que sale, dividida en dos mundos, que le hace sostener dos profesiones. Que podamos recordar en este momento, solo Ana Gallardo tiene una obra que toca este tema de la escisión, en Curriculum Vitae, un audio donde lee su currículum laboral real y verdadero, el que da cuenta a su vez de la situación de muchxs que deben hacer cualquier tarea para sobrevivir.

Poder ver otro tipo de arte emergente, de generalidades conceptualistas y con una carga crítica, en la vidriera de un galería  comercial del barrio de Flores (Buenos Aires) es un pequeño suceso que llama a productivas reflexiones sobre la hibridación de los espacios expositivos, por un lado, el sesgo de ciertos artistas y de ciertos gestores/curadores emergentes que se definen como “agentes de cambio” y las complejas redes de difusión de las propuestas culturales en la escena contemporánea argentina. En este aspecto, espacios como Mi Micromuseo se instalan de manera reflexiva en un panorama dominado por eventos de mercadotecnia y espectáculo del tipo ArteBA y el cierre de galerías que fueron muy importantes por el tipo de propuestas que promovieron, acaecido en el último año (713 Arte Contemporáneo, por ejemplo). Pareciera ser que el modelo está para replanteos, y estas propuestas pueden ayudarnos a pensar en el tema desde precisas lateralidades.

La propuesta de Mi Micromuseo -con ingenuidad, puede ser- vuelve a cierto núcleo revitalizador desde lo curatorial, y sobre todo, poniendo en el centro una propuesta con otros horizontes y focos.

Dice su creadora, Jimena Brescia:

“Todos tenemos un micromuseo ya sea en la pared del cuarto, la biblioteca, el jardín, las estanterías del mueble de madera, los cajones de la mesita de luz, la computadora, la guantera del auto…y los artistas en el taller.
Estamos rodeados de millones de compartimentos en donde guardamos, clasificamos y conservamos lo que queremos que viva cerca nuestro”.
Mi micromuseo plantea ser un breve espacio para emplazar trayectos, procesos, acciones y colecciones. Este espacio también promueve la edición de Fanzines y publicaciones de aficionados. (seriados y con tiradas limitadas). Por Mi Micromuseo ya pasaron Milton Afanador Alvarado (Colombia) Natalia Lopez, Manu Fernandez Lopez, Paula Otegui y actualmente Luz Delorenzini.
Próximamente esperamos a Dani Lorenzo (La Plata), Nelda Ramos, Mercedes Peñalva, Ignacio Mendía (Mar del Plata), y dos artistas Peruanos Hemilio Vargas, Roger Atasi”.

Veremos cómo crece, pero en nombre del micromuseo de cada quien, y pensando que, seguramente la única realidad sea el deseo, festejamos la propuesta y celebramos las búsquedas de sus artistas y su coordinadora.

  • Ayer me enteré de la existencia de este espacio en el barrio de Flores (donde yo vivo).
    Me encantaría que vean mi página y que me informen donde están.
    Saludos.
    Berta Teglio

  • Perdón, acabo de ver la dirección. Ya voy a pasar.
    Gracias!!!