Pantalla Pinamar: Canción de cuna

0
6

Un soplo de aire fresco invadió el Festival con esta producción polaca que, en clave humorística narra las desapariciones misteriosas de un pintoresco pueblo de Mazuria.

- Publicidad -

A la manera de Los Locos Adams y con un desparpajo de ironía y humor hilarante el director construye esta brillante comedia que atrapó a  los espectadores de esta proyección.

Con una cuidada fotografía y acertados trabajos actorales este realizador, que a su vez es dramaturgo y actor, imprime su sello a los chispeantes diálogos que transcurren durante la búsqueda y dilucidación de las extrañas circunstancias que acaecen de manera aparentemente sobrenatural.

El final es a todo baile y su historia termina asentándose en un lugar que trasunta la mordaz crítica a todo el sistema social y político del país.