Cadáveres Exquisitos

0
16

Este martes 19 de marzo se exhibe la pelicula de Francesco Rosi en la Cineteca Vida.

- Publicidad -

Martes 19 de Marzo a las 20: 15 hs
CADAVERES EXQUISITOS
Dirección: FRANCESCO ROSI

Titulo original: Cadaveri eccellenti / Guión: Francesco Rosi, Tonino Guerra
y Lino Iannuzzi (basada en la novela “Il Contesto” de Leonardo Sciascia) / Música original: Piero Piccioni / Fotografía: Pasqualino De Santis / Montaje: Ruggero Mastroianni Escenografía: Andrea Crisanti / Diseño de vestuario: Enrico Sabbatini / Peinados: Franco Ballati / Maquillaje: Alessandro von Norman / Productor: Alberto Grimaldi
Elenco: Lino Ventura, Tino Carraro, Marcel Bozzuffi, Paolo Bonacelli, Alain Cuny,
Maria Carta, Luigi Pistilli, Tina Aumont, Renato Salvatori, Paolo Graziosi,
Anna Proclemer, Fernando Rey, Max von Sydow, Charles Vanel, Carlo Tamberlani,
Corrada Gaipa, Enrico Ragusa, Claudio Nicastro, Francesco Callari, Mario
Meniconi, Accursio Di Leo, Ernesto Colli, Silverio Blasi,
Alfonso Gatto, Renato Turi y otros.

Origen: Italia / Año: 1975 / Duración: 120 minutos

La producción del famoso realizador italiano Francesco Rosi –normalmente centrada en temas polémicos- ha recalado con éxito en Cannes, en los últimos años. Una de sus películas, presentada en la edición de 1976, fue CADAVERES EXQUISITOS, con un elenco multiestelar. Según el crítico francés Jean de Baronceli, con ella Rosi llega “a las profundidades de los complots y crímenes de Estado”. Cadáveres exquisitos, inviste la apariencia de una aventura policial, pero es un gran film político. Tres magistrados son asesinados, uno tras otro, en condiciones misteriosas.
El inspector Rogas, un hombre honesto, escrupuloso, excelente profesional, es el encargado de la investigación. Para él existe una relación entre los tres asesinatos, y que el culpable podría ser un farmacéutico que ha desaparecido. Hasta ahí, la búsqueda parecería muy simple. Pero las cosas se complican cuando se producen nuevos crímenes, y cuando la intervención del jefe de la policía desvía la atención de Rogas hacia un grupo de políticos que parecerían tener algunas implicancia en los hechos. Es entonces cuando el inspector comienza a sospechar que le están mintiendo y que se trama algo.
Él no sabe exactamente qué, pero su experiencia y su olfato le hacen sospechar que hay implicados que tienen que ver con sus superiores jerárquicos y con gente vinculada al Estado. Rogas ha creído siempre en la justicia, en la primacía de las jerarquías, y estos descubrimientos vienen en trastocar todo el orden que
él creía perfectamente estable. Hasta el presidente de la Corte Suprema, que
on palabras ambiguas, lo induce a pensar que hay un juego oculto en las altas esferas.
Conciente que es espiado, de pronto, prisionero de un mecanismo que
se ha vuelto implacable, sospechando que el poder que se ha instalado secretamente, involucra un complot contra el Estado, Le pide a un amigo
que le arregle una entrevista con un dirigente político.
La cita se concreta en secreto en un museo…

Para el crítico Baronceli, Cadáveres exquisitos juega entre el misterio
policial y un sentimiento del absurdo – en sentido kafkiano-, en el que el espectador experimenta la misma sensación que el acorralado inspector Rogas: allí donde
cree descubrir un hecho iluminador, enseguida
cae una especie de velo que lo oculta a los ojos y lo hace insondable.

FRANCESCO ROSI
Nació el 15 de noviembre de 1922, en Campania, Nápoles, Italia, en una familia
de clase acomodada. Desde muy joven soñaba en poder estudiar en el “Centro experimental de cinematografía” en Roma, pero por consejo de su
padre estudió leyes en la Universidad de Nápoles antes de incorporarse al ejército
en 1942. Abandonó los estudios de derecho, para acercarse al mundo del
celuloide colaborando en los guiones de las películas “Bellísima” de L. Visconti
y “Processo alla cittá” de Luigi Zampa, trabajando como ayudante de dirección en
películas como “Terra trema: Episodio del mare”(1948) de A. Pietrangeli, “Domenica d’agosto”(1950), “Parigi é sempre Parigi”(1951) y “Bígamo”(1965) de L. Emmer, “Bellíssima”(1951) y “Senso”(1954) de Visconti, “I Vinti”(1953) de M. Antonioni,
y “Proibito”(1954) de M. Monicelli. Y luego se consolidó como realizador
destacando por sus dramas políticos, honestidad y compromiso con la izquierda.
Realizó algunas de las películas políticas más valerosas, social e innovadoras
del cine italiano. En una Italia dividida por el siempre conflicto político y social
y sombreada por innumerables misterios sin resolver. Rosi manejó la cámara
como un instrumento moral en la búsqueda de la verdad. La práctica de Rosi de
un cine cívico inteligente y confiado hizo mucho para restaurar la dignidad humana
a los italianos que todavía vivían bajo sistema del encanto político.

En 1997 recibe el premio Akira Kurosawa en el festival internacional de San Francisco
y en 1998 premio especial del Festival de Estambul a toda su carrera.

Parece ser que Rosi no volverá a ponerse detrás de una cámara.
“Hice todos los films que quería hacer, encaré temas de actualidad, como mafia,
petróleo, conflicto de intereses, camorra, terrorismo, Holocausto. Ya
sé que siempre hay otros modos y espacios para contar la realidad, pero existe también
el riesgo de caer en la repetición, un riesgo que hoy no me siento en condiciones
de correr.” Las palabras son de Francesco Rosi y las dijo, cuando en coincidencia
con su cumpleaños número 85, estaba en Asís como protagonista en el 26º edición
de Primer Plano sobre el Autor, encuentro anual y está consagrado “a las figuras
artísticas que contribuyeron en modo determinante a la realización de un film”.

PROXIMAS FUNCIONES

Martes 26 de Marzo
I PUGNI IN TASCA de Marco Bellocchio
Martes 2 de Abril
NO HAY FUNCION
Martes 9 de Abril
NAVIGATOR de Vincent Ward
Martes 16 de Abril