MAMÁ

2
14

Meritorio debut en el largometraje de un argentino radicado en España. 

- Publicidad -

Estrenada a mediados de enero en los Estados Unidos, llega ahora a nuestras pantallas “Mamá”, cuya singularidad consiste en que su director Andy Muschietti es argentino aunque radicado en Europa desde hace tiempo. En su semana de estreno en Norteamérica, ocupó el primer lugar en la taquilla lo que resulta meritorio. Pero más aún lo es el hecho de que se trata de un producto de gran originalidad dentro de un género (el terror) muy transitado y repetido en los últimos años.

Fue un cortometraje de Muschietti de apenas tres minutos e igual nombre de 2008, el punto de partida para que Guillermo del Toro (“El laberinto del fauno”) decidiera asumir la producción ejecutiva del largometraje. La filmación se realizó básicamente en las cercanías de Toronto.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=XFyzm4Sz22k[/youtube]

El inicio es impactante con un padre que asesina a su esposa y emprende una feroz fuga con sus dos pequeñas hijas hasta una cabaña en un lugar perdido en medio de un bosque. Cinco años después y en igual sitio reencuentro con las niñas en estado salvaje y con el padre aparentemente desaparecido. La larga búsqueda que había emprendido el tío Lucas (Nikolaj Coster-Waldau), hermano del padre, y su novia Annabel (Jessica Chastain) finalmente logró sus frutos. Pero nada será sencillo para la pareja y particularmente para ella, quien siente gran hostilidad por parte de Victoria (Megan Charpenter) y más aún de Lilly (Isabelle Nelisse), la menor.

Poco a poco el director y su coguionista Bárbara (su esposa) van introduciendo a la “mamá” que da título al film, interpretada por Javier Botet (un español de extraño y alargado físico con cortas intervenciones en Rec 2 y 3 entre otras). Mezcla de espectro y de bruja el personaje sobrenatural surgirá de las paredes y lo notable es que, a diferencia de otras producciones similares, no se abusa del empleo de los efectos especiales.

Aquí el terror a menudo es sugerido sea por el sonido o la música e incluso por la mirada de las niñas, que en particular en el caso de Victoria se debate entre su fidelidad a “mamá” y su creciente cariño hacia Annabel. Mención aparte para la actriz recientemente nominada al Oscar en “La noche más oscura”, cuya versatilidad y talento le permite componer a un personaje diametralmente opuesto. La habitual pelirroja exhibe aquí un look de joven rockera de corta cabellera negra y cierta ingenuidad e inocencia, que la muestran no totalmente preparada para enfrentar la diabólica realidad. Y ya que de actuaciones se trata no le van en saga las que logra el realizador de las otras dos menudas  intérpretes femeninas.

La recomendación de la película no se limita esta vez sólo a los habituales amantes del género de terror sino que se extiende a quienes privilegian enfoques novedosos como el que ofrece “Mamá”.