MARIANO SAPIA en el CENTRO CULTURAL BORGES: Un cronista incansable de la ciudad

0
11

Mariano Sapia ha registrado siempre a través de su obra al paisaje urbano -ese es su verdadero personaje. – Aquel que se repite desde su infancia en Lugano. Y que se hace  presente en la realidad que recorre todos los días, y que a su vez forma parte del alimento de su memoria afectiva.  Desde ese lugar representa la cotidianeidad -en este caso- del espacio público de su querido Buenos Aires.

Allí cientos de personajes se hacen presentes en su camino de todos los días. Existe en su registro el deseo de llevar a la pintura nuestro cercano “Fervor de –y por- Buenos Aires”. No casualmente en innumerables oportunidades- dentro de una Fundación para las Artes, que lleva el nombre de su autor.

Escenas de cielos azules, de camiones, de banderas azules y blancas, predominando en muchas ocasiones el festejo y en otras el trabajo diario. No obstante siempre acompañado de un gesto que subyace en el interior de cada imagen, el cual remite a que se filtre  sutilmente el humor.

Imágenes que no se agotan de Plaza Italia a Puerto Madero, sin por eso caer en la crítica social, sino más bien, que sus pinturas son portadoras  del registro emocional, resultado de su mirada.

Admiro profundamente en Mariano Sapia  por esa  fidelidad que ha mantenido a través del tiempo en su trabajo… En sus búsquedas iniciales, y en su no aferrarse en ninguna ocasión a lo institucionalizado – es decir- ,  el haber podido mantener una coherencia consigo  mismo. En otras palabras, la pasión que alimenta el deseo de hacer lo que quiere, más allá de todo.

Podría decirse que puede leerse en su trabajo un marcado carácter de narrador, aunque escapa a su vez de lo anecdótico.

Buenos Aires sigue siendo la materia que alimenta su obra,  como en las Aguafuertes de Roberto Artl, sin el registro descarnado de su ironía. Así como en el mundo de la  plástica Mariano Pesce y Carlos Gorriarena son dos presencias amigas, que hablan del secreto del oficio, y de la cercanía emocional de  la cotidianeidad urbana, que ha contribuido a una obra sin concesiones como la de Mariano Sapia.