Premio Itaú Cultural: los ganadores

5
26

Premio adquisición para la colección de arte contemporáneo del Itaú para los video arte de Fernando Livschitz y Guino Yannitto y la instalacion de Andrés Denegri que se entregaron este mediodía.

De un poco más de 1700 obras recepcionadas, se dieron a conocer hoy
con la presencia del jurado: Marcela Römer, Liliana Piñeyro y José Pagés los seleccionados, las menciones y los premios de la Convocatoria de de Itaúl Cultural a a las Artes Visuales. El audiovisual corre a las artes plásticas en este perfil de premio.

Buenos Aires Inception Park, obra ganadora (30.000$) del primer premio es un video que propone de modo divertido y fantástico una montaña rusa por las fachadas de edificios emblemáticos de la ciudad: el Teatro Colón, la Casa de Gobierno, el Barolo, el MALBA. Impecable edición que iguala en tonalidades de color los juegos del parque de diversión que se van moviendo mágicamente entre los espacios urbanos. Aunque acompañada por una música country, la obra de Livstchitz es bien porteña, hipnótica y de alta calidad tecnica.

[vimeo]http://vimeo.com/36874836[/vimeo]

El 2do premio fue para el ya consagrado Andrés Denegri con su obra “Eramos esperados“, una instalación con dos proyectores de super 8 que proyectan sobre una pantalla traslúcida simultáneamente, uno la salida de los Obreros de la Fabrica de los Lumiere, la otra un plano de la bandera argentina. Aunque en el texto conceptual del artista expone que se trata de la cinta que filmara Eugenio Py, esto es más que imposible. Esta película datada en 1896, está perdida hace tanto tiempo que hasta se llegó a dudar de su existencia. En todo caso, sí, puede pensarse en un homenaje a lo que se cree que fue la primer filmación en Argentina, cosa también por comprobar. Pero, supongamos que lo fuera, que Py hubiera filmado la bandera, que existiera esa cinta, etc. La idea central de la obra de Denegri tendría otro valor conceptual al de la puesta en valor del dispositivo cinematográfico en el “choque” visual con la primera filmación de los Lumiere.

 

El tercer premio Avistaje, de Guido Yannitto, es un video arte en el que en plano casi panorámico un hombre dibuja sus huellas en un paisaje antártico. La negra ladera de un volcán en la Isla Decepción (Antártida) sirve para esta performance inquietante que genera una extrañeza de los espacios y el sonido, salido de la estática de la radio de base donde vivía.

[vimeo]http://vimeo.com/40255504[/vimeo]

 

La primera mención, objetual, es del rosarino Maximiliano Rossini Sin título (Dibujo para no extrañar) tiene una destreza en el dibujo de lo mínimo, tomando de los libros miniados de plantas y dioscórides, tres cuadernos de notas abiertos con un dibujo en negro son exhibidos en una vitrina donada por el Museo Histórico Provincial de Rosario Julio Marc. Habíamos hecho una nota en Leedor sobre la exhibición de Rossini en Gachi Prieto en diciembre del 2011.

La segunda mención fue para la fotografía digital Sin titulo, de Triana Leborans y la tercer mención Los pies de juanito, un esmalte sobre chapa, obra abstracta de Hernán Salamanco.

En La Usina Cultural, el espléndido edificio que el Gobierno de la ciudad de Buenos Aires le dedica a la cultura en pleno barrio de La Boca, sede también del Museo del Cine se expone hasta el 21 de abril el Premio Itaú Cultural a las Artes Visuales. La totalidad de la selección puede verse en un montaje laberíntico, propuesto por el mismo espacio, que no quita valor al joven arte contemporáneo argentino.

  • Me interesa sumar un comentario sobre Éramos esperados. Esta es una pieza conceptual, que trabaja sobre lo discursivo. Efectivamente, la película que toma el lugar de la inasible filmación de Eugenio Py es referencial, y lo es antes del discurso que del objeto fílmico. También podríamos poner en duda que Obreros saliendo de la fábrica sea la primera filmación de la historia del cine. Lo que es innegable es el relato de origen donde se encuadran ambos films. Ahí es donde focaliza su intención la propuesta. Mi idea fue hacer resonar, con cierto coraje mítico, la necesidad de la industrialización nacional como una deuda nunca saldada. El título ocupa el lugar de un llamado de atención, del señalamiento de una responsabilidad del presente frente al pasado. Debo confesar que siento pudor la declarar que fue sacado de Sobre el concepto de historia de Walter Benjamin: “… El pasado lleva consigo un índice secreto y a través de él remite a la redención. ¿No nos roza, entonces, el aire que estuvo entre nuestros antepasados? ¿Acaso en las voces que escuchamos no resuena el eco de otras que enmudecieron? ¿Y las mujeres que hoy cortejamos no tienen hermanas que no pudieron conocer? De ser así, hay un acuerdo secreto entre las generaciones pasadas y la nuestra. Éramos esperados, entonces, sobre la tierra. Al igual que cada generación anterior a la nuestra, nos fue otorgada una débil fuerza mesiánica, de la cual el pasado exige sus derechos.” Claro está, que toda esta reflexión corresponde sólo a mi proceso creativo, que Éramos esperados es lo que es y que estos datos, como en toda obra, sólo indican una de las tantas lecturas posibles.

    Quiero agradecerle a Alejandra Portela y a leedor.com por dedicarle nuevamente un espacio a mis trabajos.

  • Gracias Andres por su devolución a la nota de los Premios Itau Cultural. Quiero aclarar que toda instalación que incluya dispositivos cinematográficos me interesan especialmente y siempre me hacen pensar. Absolutamente atendible lo benjaminiano de la obra. Quizás tuvo que ver con una cuestión de redacción de la propuesta conceptual. Es verdad que Obreros de la fabrica forma parte de un conjunto inicial de cintas que los hnos Lumiere presentaron por primera vez. No sabemos si es la primera, y el dato quizás solo interese a los historiadores. En cuanto a esa búsqueda de una industrialización en algun momento detenida en relación a esa fabrica finisecular y la relación con la bandera flameante (sea de quién sea) está muy bien. Me queda claro que son procesos creativos y que en todo caso toda buena obra culmina en el espectador (nunca mejor dicho en este caso). Gracias de nuevo y un saludo para vos. Y felicitaciones por el premio.