Festival de Berlín 2013: recta final

1
8

Hoy es viernes 15 de febrero y faltan aún proyectarse dos de las 19 películas en competición. Desde un tren en dirección a Munich, Fredy Friedlander escribe, sin haber visto la totalidad de los títulos en competición aunque sí la mayoría, que resulta difícil hablar de un candidato firme al Oso de Oro al mejor film. 

En primer término puede ya decirse que la Selección Oficial este año ha sido de muy pobre factura como se pudo apreciar en la primera nota enviada desde Berlin y como se comprobará seguidamente.
Pardé” (“Closed Curtain”) fue codirigida por el realizador de Irán Jahar Panahi, quien estaría esperando el resultado del juicio que le inició su  gobierno y que tiene vedado salir del país. Transcurre íntegramente en una suntuosa casa a orillas de un lago adonde llega el guionista (y codirector) de su nuevo film, junto a un perro de increíble “expresividad”.  En algún momento hombre y perro ven en la televisión una “recomendación” oficial sobre la inconveniencia de tener perros como animales domésticos. Seguramente tal prohición no existe pero el mensaje es claro. El título del film en inglés alude a que las ventanas de la casa están tapadas con cortinados negros, otro  mensaje sobre la censura. No aparecen muchos personajes más pero el último en llegar a la casa será el propio Panahi. No gustó a todos por igual aunque es probable que no se vaya con las manos vacías.
Camille Claudel 1915” es lo nuevo de Bruno Dumont y su principal y casi único atractivo es la presencia de Juliette Binoche en el rol central.  La suya es una sobria composición pero el film es  por momentos monótono y el pasaje en que aparece su hermano Claudel no resulta muy logrado, sobre todo una escena previa a su reencuentro con ella,  en que el escritor habla con un sacerdote. De todos modos Binche, se suma a las actrices de “Gloria“,  “La religiosa” y la producción rumana “Child’s Pose” en la lucha por el premio de interpretación femenina.
Layla Furie” nuevamente está centrada en una mujer, esta vez de color y sudafricana, en otra interpretación lograda. La trama tiene a una mujer que ha atropellado a un hombre y que no se decide si entregarse o no a la policía. Junto a ella en el  momento del accidente estaba su pequeño hijo y es él quien más se resiste a que su madre vaya en prisión.
Side Effects” podría ser el último film que dirija Steven Soderbergh (su anterior es “Magic Mike“) si sus repetidas amenazas a dedicarse a otros menesteres se convierte en realidad. Un cuarteto de actores notables (Jude Law, Mara Rooney, Catherine Zeta-Jones, Channing Tattum) componen un muy buen thriller, que ya fue adquirido para su distibución en Argentina con probable éxito de público. Sin embargo no es el típico producto de la Berlinale de manera que no hay seguridad que se lleve algún premio.
La otra producción estadounidense en competición resultó muy decepcionante. “Prince Avalanche“, tal su título, trata la simple historia de dos hombres que trabajan en una perdida ruta de Texas pintándola. Pese a que los actores, Paul Rudd  y Emile Hirsch, tienen cierto prestigio adquirido, el film de David Gordon Green no aporta nada significativo.
Finalmente un comentario sobre “Night Train to Lissabon“, que marca el regreso de Bille August a Berlin, aunque fuera de competición. Película no totalmente lograda, sobre todo en su primera mitad, su mayor mérito resulta al contar con un reparto notable. Jeremy Irons tiene el rol central (y lo hace muy bien) como un profesor en Suiza que decide investigar lo que había ocurrido con un grupo de resistentes al régimen militar de Salazar en plena dictadura de Portugal a inicios de los ’70. En Lisboa, donde transcurrre el grueso del relato, se encontrará con una serie de personajes que personifican entre otros Bruno Ganz, Christopher Lee (90 años y presente en Berlin!), Martina Gedeck (muy popular actriz alemana, también en “La religiosa“), Jack Huston (nieto de John) y al final en Salamanca con otra actriz renombrada, la rordada Lena Olin.  Film vistoso, de no seguro impacto comercial.
Y hablando de trenes el que me transporta está llegando el tren, por lo que se cierra esta nueva nota sin que sea fácil saber quien ganará en Berlin. Aunque el favorito, en opinión de quien escribe, sigue siendo la  producción chilena “Gloria“.