Antes

0
9
El próximo 7 de marzo se estrena la opera prima de Daniel Gimelberg con lo que resultó ser el último trabajo de Spinetta para el cine.

Dirigida por Daniel Gimelberg, (director de arte de películas como La antena) y protagonizada por Nahuel Viale, Guadalupe Docampo, Nahuel Pérez Biscayart, Martín Piroyanski y Romina Richi  se estrena el 7 de marzo.

Éste fue el último trabajo que realizó Luis Alberto Spinetta quien reversionó dos temas de su legendario disco Artaud especialmente para el film. La música incidental de la película estuvo a cargo de Fito Páez y hay además música de El mató a un policía motorizado.

El siguiente es un extracto de la carta enviada por el director a la familia Spinetta contando la historia de la película y cómo se involucró Luis Alberto en la banda de sonido

ANTES es una película que empecé a filmar hace ya unos años, y para la que Luis Alberto grabó dos temas en versiones nuevas en octubre de 2010, en una sesión memorable en la casa de Fito Páez, quien además compuso la banda incidental de la película. Conocí a Luis esa noche. Él no había visto la película y yo le dije que me gustaría mostrársela una vez que estuviera terminada, y habiendo incluido las canciones que él y Fito habían grabado.

La historia sucede en dos partes: una parte en un invierno frío y oscuro, y la otra en un verano cálido y luminoso. Terminamos de filmar “el invierno” y empecé a editar lo que ya teníamos. Desde el guión, la película incluía una serie de canciones grabadas en un cassette. Ese elemento era una parte muy importante en la estructura de la trama.

Por el momento me iba arreglando con temas provisorios mientras pensaba qué hacer. Pude juntar financiación para terminar el rodaje y el grupo se volvió a reunir para filmar “el verano”. Terminamos, festejamos y seguí editando.

Hacia fines del 2009 ya tenía una copia para ver. La música incidental y las canciones “del cassette” seguían siendo provisorias. De la música que quedó, sólo estaban en esa versión los temas de Él Mató a un Policía Motorizado. Con esa estructura hicimos un pre- estreno en abril del 2010 en una sección no competitiva en el BAFICI de ese año.
Fito vió esa copia, me trasmitió lo mucho que le había gustado la película y me hizo saber que podía contar con él para lo que hiciera falta.

Así que no pasó mucho tiempo para que yo, a esa altura experto en incluir amigos con ganas al proyecto, le hiciera el llamado. Trabajamos en varias reuniones en su casa. Íbamos avanzando en todo, cerrando toda la música incidental alrededor del único elemento vacío que seguíamos sin tener, lo más difícil, ese cassette del padre del protagonista. Un cassette que el hijo se queda y que va escuchando de a partes durante toda la trama. Hacia el final, dos temas se hacen más presentes en dos momentos muy importantes de la historia. Uno de ellos, es el final mismo de la película.
Con Fito entendimos que ese final era la clave. Empezamos a hacer una lista de temas, y de intérpretes. Tenía que ser una música importante en la vida del padre, y un tema del que pudiera prenderse también el hijo, un pibe de unos 23 años. Dimos unas vueltas pero no tardamos en llegar a Spinetta.

Nos miramos con Fito, y él me dijo que podíamos pensar en que eso “era posible”. Subiendo la apuesta, concluímos en que el cassette tenía que ser Artaud… y que el tema final tenía que ser Bajan. Grabaríamos versiones nuevas de ese tema y de Todas las hojas son de viento. Y para otros momentos de la película, intentaríamos usar un tema más, el fonograma de Cementerio Club. Hubo un largo silencio y terminamos esa reunión. Era obvio que habíamos encontrando lo que tanto estábamos buscando.

Justo al día siguiente, Fito se encontraba con Luis para unas fotos de un reportaje. Y ya había quedado en transmitirle la idea. Al día siguiente me llamó con la noticia de que Luis grabaría las dos versiones nuevas de las dos canciones.

Una vez que tuve las grabaciones de aquella sesión, las puse en la copia y reedité el final con Bajan.

Tal vez en ese momento, a mediados del año siguiente, debería haber intentado reunirme con Luis. Sin embargo, mi sueño era poder cerrar el círculo mostrándole la copia en 35mm, como le había prometido la noche de la grabación. En el medio, esperando, edité un trailer y hasta hice un poster. Con la película así, ya con su flamante nueva banda de música, pude hacer otro pre-estreno en el Festival de Estocolmo en noviembre del 2011. La película y su música tuvieron una muy buena recepción.
Lo que pasó en Febrero del año pasado, la repentina desaparición de Luis, nos tomó a todos por sorpresa y nos llenó de tristeza. Es muy extraño, también me pasa con los actores: mi encuentro con Luis duró poco, así como la filmación de la película tampoco duró mucho. Pero me paso los meses viendo y escuchando el material. Entre la edición, la mezcla de audio y todos los procesos intermedios, tanto a los actores como a los autores de la música los sigo viendo y escuchando más que a nadie durante todo este tiempo. Se vuelven todos muy cercanos, aún a través de las pantallas y los auriculares.Durante meses, son las caras que más veo, las canciones que más canto y las voces que más escucho Ahora, unos meses más tarde surge la posibilidad cierta de estrenar y esa es la razón por la que les escribo ésta historia.

Daniel Gimelberg