Miradas cruzadas: Lucian Freud y Jean- Antoine Watteau en el Thyssen Bonemisza

0
16

Dentro del festejo por sus 20 años, el Museo ofrece una cuarta entrega que cruza el patrimonio de su colección en un interesante diálogo que ya planteara el propio Freud en su retrato sobre el barón H.H.Thyssen-Bornemisza.

El 26 de julio de 1981, el barón Hans Heinrich Thyssen-Bornemisza acudió por primera vez al estudio londinense de Lucian Freud para iniciar las largas e incontables sesiones de posado para el primero de los dos retratos que el artista realizaría del prestigioso coleccionista.

Este es el punto de partida de la cuarta entrega de una serie de nuevas instalaciones con obras de las colecciones que, con motivo del 20 aniversario, ha venido presentando el Museo. La instalación incluye además dos obras invitadas: Retrato del barón H.H.Thyssen-Bornemisza (Hombre en una silla) (1985) y Dibujo de Gran interior W11 (según Watteau)(1983), préstamos de colecciones privadas. Acompañarán en la sala mirador de la primera planta a otros dos cuadros de Freud y uno de Watteau pertenecientes al Museo: Retrato del barón H.H.Thyssen-Bornemisza, (1981-1982),Reflejo dorado con dos niños (Autorretrato) (1965) y Pierrot contento (c.1712).

En el retrato del barón fundador del museo, Freud pintó de fondo una pequeña obra de Watteau que tenía en su estudio referida a la Commedia dell`arte, fiel a las temáticas del pintor rococó, rescatando la similitud de  postura y expresión del homenajeado con uno de sus personajes centrales .

Imagen que ilustra la nota:  Detalle de la obra de Lucian Freud: Retrato del barón H. H. Thyssen Bornemisza (Hombre en una silla), 1989. Óleo sobre lienzo. 120,5 x 100,5 cm. Col. Thyssen-Bornemisza.