La viuda de Rafael

0
17

Parece difícil salirse de ciertos estereotipos en un primer intento que hace la TV argentina por abordar el tema de la transexualidad.

En estas épocas de crisis de la ficción, la tele fue invadida por ficciones. Muchas, la mayoría en este momento, son impulsadas por el Estado con sus proyectos de subsidio a la TV Digital a través del INCAA. Pese a que algunas no alcanzan la difusión suficiente, son seguidas por un público minoritario o pasan al olvido rapidamente. De todas maneras, los programas en serie están, se da trabajo a mucha gente y el rating desesperado sale del norte, basicamente porque ya lograron su financiación.

Un poco accidentalmente, nos topamos con una de las ganadoras del concurso 2012 convocado por el Consejo Interuniversitario Nacional y el Consejo Asesor del Sistema Argentino de Televisión Digital Terrestre para series del horario central. Se trata de La viuda de Rafael, novela original escrita por el puertorriqueño Luis Daniel Estrada Santiago, que buena llegad en su país y adaptada para la TV argentina como miniserie de 13 capítulos por Tony Lestingi y Marcelo Nacci.

La historia de La viuda de Rafael arranca con la muerte accidental de un exitoso empresario que ha vivido más de 15 años casado con un transexual. La protagonista, Lucia Sosa Villada es Nina, la viuda que deja Rafael y que debe enfrentar a toda la familia política, ultracatólica y conservadora, hambrienta por quedarse con los bienes materiales del muerto pero también por humillar a Nina despojándola de todo lo que fue suyo.

Parece difícil salirse de ciertos estereotipos en un primer intento que hace la TV argentina por abordar el tema de la transexualidad. Quizás, a la búsqueda de reforzar el maltrato y la violencia con el que fueron históricamente tratados y siguen siéndolo, los transexuales tienen con La viuda de Rafael el primer programa dedicado íntegramente a ellos. Hay una pedagogía que parece interesante: no son Ellos, son Ellas, no están disfrazados, son, en tanto identidad de género, buscan que sean respetados sus derechos, de lo más mínimos a los máximos. En la comprensión de esos postulados, decimos: Nina es una mujer, cuyas amigas conforman su núcleo de contención  Estas cuatro mujeres son alegres, tienen sus casas, sus novios, su sueños, sus problemas de amor, de trabajo. También enseña La viuda de Rafael, o eso intenta, quitar los prejuicios recurriendo a un momento del relato previo a la legalización del matrimonio igualitario, acentuando esa parodización, por momentos, de los prejuicios extremos. Lateralmente se tratan temas no menos interesante como la explotacion sexual de las mujeres, o el fundamentalismo de ciertos grupos religiosos.

La serie está bien, hay algunas actuaciones que se destacan sobre otras (Rita Cortese, Gustavo Moro,  y seguramente ya hay va a ir encontrando su ritmo a medida que avance en la cantidad de capítulos.