Mar del Plata 2012: Fin de semana de cierre

0
9

Siguen los ecos del Festival de Mar del Plata que terminó el domingo pasado. Un diario de ese último fin de semana. 

Días 7 y 8

Sábado 24 y Domingo 25 de Noviembre

Día de la Premiación

El sábado ya se sentía en el aire el tufillo a premio. A las 14 Hs. se iban a entregar los premios no oficiales y a las 20.30 Hs. se anunciaba el inicio de la ceremonia de clausura. Las exhibiciones para la prensa de las películas en competencia ya había finalizado el día anterior, de manera que los acreditados nos pudimos rebuscar con los vales conseguidos por mail del día anterior.

Fueron dos las proyecciones a las que pude acceder, y las dos correspondientes a películas argentinas. La primera fue la gran sorpresa y satisfacción de la tarde: La Corporación (2012) de Fabián Forte con las actuaciones protagónicas de Osmar Nuñez y Moro Anghileri, de la que hay que destacar el maravilloso guión y su progresión narrativa en la que se mezclan el thriller, la parodia, el drama y la ciencia ficción. El film relata la historia de Felipe (Osmar Nuñez) empresario exitoso que contrata los servicios de la corporación para que le provea una esposa que convive con él bajo contrato y que recita sus parlamentos, especialmente escritos por él durante sus horas de oficina, en los encuentros nocturnos que mantienen. Las cláusulas del contrato firmado prohíben a la actriz-esposa tener un hijo con Felipe, hasta que éste mantiene esa idea con fuerte convicción. De Fabián Forte podemos decir que es el director de Celo y de la próxima Malditos Sean!. Film de gran densidad sobre los vericuetos del poder y los límites a la libertad individual. Para recomendar.

La segunda propuesta fue la primera película de Martín Piroyanski como director, Abril en Nueva York (2012) sobre la que había una gran expectativa. La sala estaba colmada. La peli está filmada íntegramente en la ciudad del título y se centra en una pareja (Carla Quevedo, aspirante a actriz y recepcionista de un restó y Abril Sosa músico desocupado) que debe amortiguar los efectos del desarraigo y sus dificultades de adaptación a una ciudad que al menos aparece como inhóspita para el personaje masculino. La película mantiene una buena dosis de frescura y espontaneidad siendo el punto más fuerte el retrato de sus protagonistas. Tal vez, hubiera merecido una mayor profundidad en el desarrollo de las situaciones dramáticas que se van desencadenando. Termina resultando una película esquemática y un tanto previsible.

Ya estaba cayendo la tarde así que hubo que correr para asistir al teatro Auditorium a la entrega de los premios, sobre los que escribirá el colega Fredy Friedlander.

Día de Cierre

Ya con la sensación de fin de fiesta transcurrido y con un cierto relax que otorga el clima de post stress, pude conseguir pases para asistir a una serena tarde de buen cine.

Lo primero que vi fue la última de las películas argentinas que me tocaron en suerte y por recomendación de Kekena Corvalán me encaminé hacia La Educación Gastronómica (2012) de Marcos Rodríguez, un estudio sobre el comportamiento de dos jóvenes de 28 años quienes se reencuentran en San Martín de los Andes para rememorar su infancia, su adolescencia, las crisis familiares y su independencia familiar, todo ello en el transcurso de una semana en la que Gabriel vuelve a su ciudad natal y se topa con Camilo quien actualmente trabaja en un locutorio. El foco está puesto en la dinámica de interacción vincular y es a través de los constantes diálogos que tiñen a todo el film que vamos oscilando del esquematismo de un personaje a la amplitud del otro y viceversa. Un ejercicio de buen cine de un director del que caben esperar próximas e interesantes propuestas.

Dos películas de competencia internacional cerraron mi paso por la ciudad: Agustine (2012) de Alice Winocour con la actuación protagónica de Soko, galardonada con el premio Astor a la mejor actríz quien encarna a una mucama atravesada por la histeria, situación que le provoca parálisis en un párpado y falta de sensibilidad en medio cuerpo, lo que determina su internación en un centro especial a cargo del Dr. Charcot (personaje a cargo de Vincent Lindon) La relación entre paciente y profesional será el rasgo más distintivo de este film cargado de sensualidad y filmado con tonalidades bastante oscuras.

Y la última fue la representante de Kazajistán Student (2012) de Darezhan Omirbayev inspirada en Crimen y Castigo de Dostoievsky, un contundente alegato social y político sobre el rol del Estado en los tiempos modernos y su decisiva influencia sobre los actores sociales en un país abandonado intempestivamente por un régimen que durante años los cobijó y les otorgó identidad.

El film, que recuerda un poco el estilo de Kim Ki Duk, indaga en el comportamiento humano intentando entender la razón de tanta desidia, de tanta falta de solidaridad. A juicio de quien escribe, hubiera merecido algún premio en el resultado final.

Y este fue el fin de fiesta.

Volveremos el próximo año con más reseñas.

Hasta entonces.