Encuentro con Sandrine Bonnaire en Buenos Aires

1
9

Cuatro films emblemáticos de la actriz francesa ademas de la proyección de su primer film como realizadora: Ella se llama Sabine, estrenado en el Festival de Cannes 2007 e inédito en Argentina.

El Complejo Teatral de Buenos Aires, la Embajadade Francia y la Fundación Cinemateca Argentina han organizado un Encuentro con Sandrine Bonnaire, que se llevará a cabo del martes 27 al viernes 30 de noviembre. La muestra estará integrada por cuatro films emblemáticos de la carrera de esta excepcional actriz francesa, más su primer film como realizadora, el documental Ella se llama Sabine, estrenado en el Festival de Cannes 2007 e inédito en Argentina. Se verán copias nuevas en 35mm enviadas especialmente desde París por el Institut Français.

Sandrine Bonnaire inaugurará personalmente el ciclo, que también contará con la presencia en Buenos Aires de la realizadora Caroline Bottaro, directora del film Jugadora (2009), nunca exhibido antes en el país y que también integra la muestra.

Sandrine Bonnaire es una de las actrices más apreciadas de su generación y ha construido una sólida reputación con su interpretación de personajes femeninos tan complejos como rebeldes para directores como Claude Chabrol, Maurice Pialat, Agnès Varda y Patrice Leconte, entre otros. Nacida en Gannat, Francia, en 1967, Bonnaire creció en el seno de una familia numerosa y es la séptima de diez hermanos. Hizo sus primeras armas en la actuación siendo apenas una adolescente, con papeles breves en films como La boum 2, la secuela de 1982 del popular film con Sophie Marceau. En esa misma época, una de sus hermanas le presentó a Maurice Pialat, quien la eligió para protagonizar A nuestros amores. La interpretación de Bonnaire de una joven que utiliza el sexo como sustituto del amor le valió un Premio Cesar a la Mejor Actriz Joven y un inmediato reconocimiento en Francia. Dos años más tarde, la actriz ganaría su segundo César, esta vez a la Mejor Actriz, por su perturbador retrato de una joven vagabunda en el film de Agnès Varda Sin techo ni ley. Bonnaire dedicó el resto de su carrera a la fecha a trabajar con los más importantes directores de Francia.

La agenda completa del ciclo es la siguiente:

 

Martes 27:  Sin techo ni ley Sans toit ni loi; Francia, 1985)

Dirección: Agnès Varda.

Con Sandrine Bonnaire, Macha Méril, Stéphane Freiss.

En pleno invierno, en el sur de Francia, una chica es hallada muerta de frío en una zanja. ¿Quién era ella? “Una drogadicta, una enferma mental”, para algunos… Las personas que se cruzaron en su camino intentan trazar el retrato de esa joven vagabunda. Se llamaba Mona: algunos la rechazaron, otros intentaron ayudarla. Nadie logró retenerla. En uno de sus mejores films, Agnès Varda hace un lírico réquiem de una adolescente vagabunda y sus problemas de desarraigo de la sociedad.

A las 14.30, 17, 19.30 y 22 horas (105’; 35mm.)

La función de las 19.30 será presentada por Sandrine Bonnaire

 

Miércoles 28:

Jugadora

(Joueuse; Francia, 2009)

Dirección: Caroline Bottaro.

Con Sandrine Bonnaire, Kevin Kline, Francis Renaud.

En un pueblito de Córcega, la vida de Hélene está hecha de días que se parecen unos a otros. Mucama en un hotel, parece feliz con su marido y su hija adolescente. Pero su modesto destino cambia completamente el día en que descubre a una joven pareja de americanos jugando al ajedrez. Fascinada por ese intercambio libre y sensual, se apasiona por el juego e intenta dominarlo con obstinación.

A las 14.30, 17, 19.30 y 22 horas (97’; 35mm.)

La función de las 19.30 será presentada por Caroline Bottaro y Sandrine Bonnaire.

Jueves 29:

Ella se llama Sabine  (Elle s’appelle Sabine; Francia, 2007)

Dirección: Sandrine Bonnaire.

Un retrato sensible de Sabine Bonnaire, autista de 38 años, realizado por Sandrine, su hermana más cercana. Una historia contada a través de archivos personales, filmados por la actriz durante un cuarto de siglo, y testimonios de su vida actual. Tras un paso trágico de cinco largos años en un hospital psiquiátrico, Sabine recupera el placer de vivir en un hospicio de Charente. Una demostración contundente de la falta de centros especializados y sus dramáticas consecuencias.

A las 14.30, 17, 19.30 y 22 horas (85’; 35mm.)

 

Viernes 30:

La ceremonia

(La cérémonie; Francia, 1995)

Dirección: Claude Chabrol.

Con Sandrine Bonnaire, Isabelle Huppert, Jean-Pierre Cassel, Jacqueline Bisset, Virginie Ledoyen.

En esta obra maestra de Claude Chabrol, Catherine y su marido Georges creen haber encontrado la mejor empleada doméstica posible: Sophie, una joven discreta, taciturna y analfabeta. Sophie les ha ocultado esto último a sus empleadores, y se enfrenta al problema de resolver tareas simples y cotidianas, como descifrar una lista de compras. Su amiga Jeanne -una muchacha extraña, con un pasado oscuro, dividida entre su trabajo en el correo y su imaginación delirante- la incita a rebelarse contra sus empleadores. Así comienza, para las dos marginales, una danza macabra donde se mezclan el bien y el mal.

A las 14.30 y 19.30 horas (111’; 35mm.)

A nuestros amores

(A nos amours; Francia, 1983)

Dirección: Maurice Pialat.

Con Sandrine Bonnaire, Evelyne Ker, Dominique Besnehard, Pierre-Loup Rajot, Cyril Collard, Maurice Pialat.

En la colonia de vacaciones donde se repite a sí misma “basta de jugar con el amor”, Suzanne, de 15 años, rechaza a us novio Luc y se entrega, sin verdadero deseo ni placer, a un joven norteamericano de paso. De vuelta en París, sus aventuras amorosas se multiplican. En casa, choca con una madre neurótica, un padre que decide de golpe abandonar a su familia, un hermano falsamente protector. Suzanne se busca a sí misma yendo de un hombre a otro. En su cabeza retumba una pregunta: ¿será capaz de amar alguna vez?

A las 17 y 22 horas (100’; 35mm.)

El miércoles 28 a las 20.00 se proyectará el documental Ella se llama Sabine, únicamente con invitación de la Embajada Francesa, en los cines Village Recoleta