Mar del Plata 2012: diario de un día

1
10

Una Mar del Plata más nublada que nunca me dio la bienvenida en esta 27ª edición que prometía mucho cine argentino y latinoamericano.

Como no había mucho tiempo que perder me zambullí en las salas para poder abarcar de todo. Justo es decirlo que este año a tono con una política de mayor inclusión las entradas para todos y todas fueron distribuidas de manera equitativa e integradora. Bien por su nueva y briosa jefa de prensa: Jeankarla “La Colo.” Plaza

La Primera película que me tocó en suerte el jueves por la mañana fue Hermanos de Sangre (2012) de Daniel de la Vega, que participa de la competencia argentina y quien pertenece a la comunidad amistosa y profesional de Ezio Massa, Javier Diment, Nicanor Loretti de quien pronto conoceremos Diablo, y un grupo entusiasta de directores que colaboran entre ellos en las películas del resto.

Una bocanada de aire fresco salpicó la pantalla del Colón a las 10 de la mañana con una propuesta de comedia delirante mezclada con terror en la onda de las pelis de los hermanos García Bogliano. La trama se centra en un gordito discriminado (Alejandro Parrilla) y objeto de burlas permanentes hasta que llega a su vida su hermano redentor impecablemente interpretado por Sergio Boris que a la manera de Lucifer le allanará el camino a una vida más saludable e inclusiva dejando a su paso un tendal de muertos que serán ajusticiados como corresponde.

También se pueden ver a Coqui Sarli y a Jimena Anganuzzi, esta última en una mezcla entretenida de Carrie y personaje Zombie.

La sangre y el humor más bizarro se unen para dar como resultado una conjunción de talento y renovación.

A continuación, y en el marco de la competencia internacional se proyectaba Le Mer a L Aube (2012), de Volker Schlondorff, cuya traducción literal sería El Mar al Alba, preciso drama ambientado en la Segunda Guerra Mundial en el año 1941 en la Francia ocupada por el Tercer Reich, y basado en una historia real de uno de sus personajes Odette quien en la actualidad cuenta con 86 años de edad. El film retrata el proceso de ejecución de 27 prisioneros políticos (150 en total de distintos campos de prisioneros) en Nantes como represalia por el asesinato de un oficial Nazi a mano de unos terroristas franceses. Algunos de ellos contaban con 17 años de edad. Sin golpes bajos y con una admirable solidez, este reconocido director alemán nos entrega otra de sus admirables cintas. En el rol de Ernst Junger aparece Ullrich Matthes, ya visto en El Noveno Día y una colaboración especial a cargo del talentoso Jean Pierre Daroussin

De allí y sin pausa llegué a ver De martes a martes (2012). Película argentina que participaba de la competencia internacional del Festival y que hoy Sábado a las 13 Hs. (hora en que se escribe este reporte) ya fue premiada por la Asociación de Cronistas Cinematográficos de la Argentina y obtuvo la Carabela de Plata al mejor director novel en el Festival de Cine de Hueva. Quien escribe este reporte encuentra muy difícil acordar con la línea ideológica y ética de este film que reivindica sin ningún fundamento el delito. La construcción expresada por su director (Gustavo Triviño) en la presentación de esta peli sería algo así como: “El personaje principal que hizo toda su vida todo bien no pudo desarrollar una vida exitosa, por eso, a partir de que decide delinquir las cosas le empiezan a ir mejor”. No se trata sólo de filmar películas sino que deberías primar un sentido moral y ético desde el cual poder reflexionar sobre cuestiones que comprometen a toda la sociedad. Inexplicablemente, la película fue apoyada por la Asociación de víctimas de la violación.

Ya promediaba la tarde y me metí a ver Brecha en el Silencio (2012), película venezolana de los hermanos Luis y Andrés Rodríguez que formaba parte del panorama latinoamericano. Con una maravillosa fotografía de Antonio García y una crudeza de imágenes que nos recuerda un poco a los melodramas de Arturo Ripstein, Brecha…nos introduce en la vida de Ana, discapacitada auditiva, que a sus 19 años vive en las afueras de la ciudad con su madre y hermanos y debe lidiar con los abusos de su padrastro hacia ella y sus hermanos. Con una narrativa seca e impactante se construye este bello film desde la denuncia del horror. Los directores poseen una vasta experiencia en haber filmado documentales vinculados a su trabajo social con niños en situación de abandono.

Uno de los platos fuertes de la noche llegó de la mano de la mexicana Después de Lucía (2012) de Michel Franco en Competencia latinoamericana. Este director ya había traído su primera película, Daniel & Ana a este Festival en el año 2009. El film ya había ganado el Premio a la mejor película en la sección Un Certain Regard de la presente edición del Festival de Cine Internacional de Cannes. A diferencia del film de Triviño, el bullying del que es víctima Alejandra, la protagonista, y que es descripto de manera minuciosa y hasta insoportable, es el punto de partida de este director para comenzar a debatir sobre una sociedad violenta que genera y vomita seres sin reglas ni códigos más allá del hedonismo y la autosatisfacción de sus personajes. Una sectorizada sociedad con privilegios que no mira ni escucha en la que todo puede pasar. El final está a la altura de lo que se pretende con una gran película como ésta.

Y para finalizar el día, a las 0.45 Hs., que mejor estímulo de una serie de cortos de terror encadenados en The ABCs of Death (2012) de directores varios, con la inusual propuesta de que cada letra del abecedario dará prólogo a un punto de partida diferente para narrar en clave de terror y en algunos de humor, la temática asumida. Como en la mayoría de los films de cortometrajes en bloque, los hay de mejor y de peor nivel, animados, de ficción, un combo ideal para que cada uno saque sus propias conclusiones. Lo mejor es la artística de hilación de los diferentes segmentos.

Salí de la sala a las 3 de la mañana. La ciudad estaba dormida y un nuevo día esperaba por más cine.

Continuará…