Mar del Plata 2012: Fuego eterno

0
7

Mañana jueves, dentro de una sección llamada Panorama Documental, se presenta Fuego eterno, de la crítica de cine periodista y Cynthia Sabat.

En alguna oportunidad hemos hablado en Leedor del género documental en formato cortometraje. Concentrar el relato de lo real en menos de 30 minutos es todo un desafío no solo de contenido sino formal. Lejos de la comodidad de la duración del largometraje, un corto documental se presume, debería atrapar en los primeros 5 minutos.

Mañana jueves, en Mar del Plata dentro de una sección llamada Panorama Documental, nueva sección del Festival, se presenta Fuego eterno, de la crítica de cine periodista y Cynthia Sabat una de las dos películas argentinas que se exhibe con la inglesa Abuelas de Afarin Eghbal, Que no se acabe la buena leche de Mario Damián Funes,  y las tres polacas The princess and the wall de Malgorzata Kozera y The whistle de Grzegorz Zariczny, y Whisky and milk, esta ultima mediometraje.

Originada a partir de una serie de apuntes audiovisuales para  “Compañero Raymundo”, un libro co-escrito por Cynthia Sabat y Juana Sapire, con vistas a publicarse en 2013,  Fuego eterno es una visión amable del costado de una ausencia, la del director de cine del Grupo de la Base Raymundo Gleyzer, desaparecido en la última dictadura militar y cuya historia Sabat conoce muy bien.

Un viaje a Nueva York, lugar del exilio de su mujer e hijo, actual lugar de vida de ambos además, tomas y escenas de las calles de la ciudad, paseo por Harlem o la estrella de Imagine sirven de fondo al recuerdo de la mujer de Gleyzer, Juana Sapire y de su hijo, Diego, el testimonio en el juicio contra los asesinos del Vesubio.

La película está construida en torno a una serie de contrapuntos: entre el espacio extranjero del exilio y el dolor de “perder el alma de uno” en esa “ciudad de Nueva York donde uno puede desaparecer”, el pasado relatado y el futuro que instala la posibilidad de la justicia. El hijo de Diego, nieto de Raymundo y Juana, y la voz del propio Gleyzer sobre el lugar del obrero en la sociedad, tambien instalan un diálogo que hacen que este film sea corto, pero, insistimos, no por eso menos intenso y enriquecedor.