Mar del Plata 2012: O som ao redor.

1
9

“Sonidos en el vecindario”, “sonidos alrededor” viene a ser la traducción del titulo de esta película de Brasil que se presenta en competencia en Mar del Plata y que revisa el tema de la seguridad en una de las zonas residenciales de la ciudad pernambuqueña de Recife. Una de las sorpresas del Festival.

2 horas 10 parece un exceso en estos tiempos de metrajes de 70, 80 o 90 minutos a lo sumo. Sin embargo, la película de Kleber Mendonça Filho podría durar mucho más,es la vida la que parece estar frente a nosotros, la vida como relato. La de una calle del barrio de Setúbal, donde uno de sus propietarios, dueño de un ingenio en las afueras de Recife, es el mas poderoso de los vecinos. El resto del vecindario lo conforma su propia familia, hijos, nietos.

Un perro que aúlla, un niño que pierde la pelota, los techos modestos entre los edificios de más de 20 pisos, un viejo que camina hacia el mar amenazado por tiburones, un ama de casa que fuma marihuana a escondidas,  terrazas enredadas con plantas que suben por los balcones, otro niño que se esconde en los árboles. La  pelicula comienza con fotos documentales en blanco y negro del ingenio azucarero, y sus obreros. El espacio donde la acción transcurre es la calle y las casas de no mas de dos cuadras que son cuidadas por un grupo de hombres de seguridad, que son iluminadas al paso.

Una reunión de consorcio muestra en pleno la discusión en torno a despedir o no a un portero: la clase acomodada y media de un Brasil al que los pobres sirven, asisten y resguardan, y a la que amenazan también: cuestión  de clases enfrentadas por el dinero, las posesiones, las propiedades. El sueño de la niña que ve entrar a decenas de chicos a su jardín y a su sala de estar evidencia cómo late la paranoia en la vida de esos edificios.

Pero la verdadera amenaza viene de otro lado, y está anticipada en el plano de la catarata convertida en sangre en unos pocos segundos: es la historia más profunda de un Brasil la que amenaza, el que, tal como el resto de Latinoamérica, no puede desprenderse  de sus lados más oscuros y violentos.